Television

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1881 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Muchos pequeños comen acompañando cada bocado a una ráfaga de metralleta, se duermen con las sirenas policiales y las peleas y estudian al ritmo de las voces agudas de los dibujos animados. También juegan entrando en ella, proyectándose en las acciones que se desarrollan en la pequeña pantalla e identificándose con sus personajes.

Valoro la imagen televisiva en lo que vale, pese a reconocer laambigüedad de su sistema de signos y su inferior calidad respecto del cine, el séptimo arte. El drama de la TV es que no ha sabido crear su propio lenguaje, salvo en los aspectos vinculados al tiempo y al espacio, cuyo sentido ha transformado alterando el propio de nuestra naturaleza, para asimilarse a la visión espacial y temporal de nuestros sueños.Tanto el cine como la imagen electrónica de TVinciden en nosotros al estar, en cierto modo, nuestra mente configurada con arreglo a su existencia.

El poder ver lo que antes era impensable, salvando las barreras de la distancia geográfica y de la temporalidad, hace que nuestro pensamiento y percepción del mundo difiera sustancialmente del de los individuos de otros siglos.

La televisión y sus programas nos remiten constantemente a lossentimientos, pero no como "emociones del alma referidas particularmente a ella y causadas, mantenidas y fortalecidas por algún movimiento del espíritu" como dijo Descartes, sino como alteraciones del ánimo que atañen principalmente a lo instintivo.

Lejos de fomentarse, éstas deberían ser controladas por la razón para seleccionarlas, tanto desde el punto de vista estético como ético. Hoy, en loaudiovisual predomina el dominio de la técnica , pero ha disminuido la creatividad. En la televisión, quizá por nutrirse de tanto material industrial esta …dounidense (cine y series estrictamente comerciales, entre ellos filmes de pésima calidad dedicados a un público infantil y juvenil) esto está a la orden del día.

El televisor forma parte del mobiliario de cualquier hogar. En muchos de ellosestá casi en continuo funcionamiento, emitiendo sin parar imágenes, palabras, música y efectos de sonido.

Ante él se desarrolla la vida cotidiana, y verla no requiere ningún desplazamiento, atención o esfuerzo; ver la tele se ha convertido en un gesto automático, y cuánto más la vemos me temo que más incapacitados nos encontramos para la reflexión y el juicio crítico. Muchos pequeños comenacompañando cada bocado a una ráfaga de metralleta, se duermen con las sirenas policiales y las peleas y estudian al ritmo de las voces agudas de los dibujos animados. También juegan entrando en ella, proyectándose en las acciones que se desarrollan en la pequeña pantalla e identificándose con sus personajes.

El televisor introduce el rito televisivo en la vida cotidiana. Rito que se refuerza porla magia que entraña lo que existe y está próximo, pero cuya técnica y funcionamiento no conocemos.

¿Quién se plantea como objetivo ver la televisión?.

Sin embargo, cualquier acto humano debe tener una finalidad consciente. El automatismo, o no la tendrá o será de un género diferente al acto racional. Nos vemos aquí ante una contradicción: por un lado, el televisor es un objeto que cumple sufunción: emitir imágenes y sonidos y el hábito lo ha convertido en un mueble más del ámbito de lo cotidiano. Tenerlo conectado es un acto banal.

Sin embargo, puesto que la transmisión de las ondas sigue siendo para los no inici …ados un misterio, el sentimiento de lo mágico y maravilloso permanece en el inconsciente. "Puedo dominar las imágenes", se dice un niño cuando maneja el zapping (deahí que les guste tanto conservarlo en su poder), "luego soy tan poderoso como mis personajes preferidos. Incluso más, puesto que logro con facilidad que éstos actúen bajo mi dominio. Formo parte del prodigio". Y el "prodigio" impregna el mundo real, el ámbito del hogar y de la escuela, sustituyendo a familiares y maestros. Porque, inconscientemente, la relación entre el televisor y el espectador...
tracking img