Temible 2011 - vicente verdú - el país

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2221 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Temible 2011 – Diario El País – 31-12-2010
Para qué vamos a engañarnos, 2011 es quizá el año de peor pronóstico desde que nos reconocemos vivos tras la muerte del dictador. Curiosamente, en el momento en que España cuenta más internacionalmente, hay españoles en las portadas de casi todos los medios del mundo y no caben más medallas de éxitos deportivos en el armario de Lissavetsky, las piernasnos tiemblan más.
Lo peor de esta crisis, tras dos fuertes años de duro entrenamiento cuerpo a cuerpo, no es ya la crisis en sí sino su forma en que ha arraigado. Porque como si no fuera aún bastante su envergadura, se hace casi imposible saber hasta dónde será preciso seguir cavando para que lleguemos a ver la luz. De momento, la electricidad ha subido casi un 10% y el gas un 4% debido, se dice,a deudas ancestrales y a la escandalosa subida de crudo, la depreciación del euro y las ayudas al carbón. De unas razones es difícil explicar sus enrevesadas peripecias contables: resulta empinado hacer creer que cotizando el barril de brent a la mitad del precio la gasolina y sus consecuencias se hayan puesto tan caras. Y si la energía eólica es tan costosa, ¿por qué no poner sobre la mesa lasventajas de la nuclear? Hay progresistas que de serlo tanto al antiguo modo se convierten en un peligro para el progreso. De hecho buena parte de ellos, especialmente llamados socialistas, han invertido la orientación de sus directrices para mimar las demandas del mercado. Monstruo abstracto, que, ¡quién iba a decirlo!, ha convertido al planeta y sus utopías en miserables servidores de susintereses, claros o enturbiados en una dialéctica de la confusión o la especulación. Nunca antes el mundo, tan transparente para la ciencia, la biología o la óptica, ha sido tan confuso para las ciencias humanas, entre las cuales la economía ha cambiado su benéfica administración de los recursos por su perversa condición de hacer el mal. Arrinconar a los más pobres, arruinar a los incautos, someter de lahumillación al poder político. ¿Qué norma impide a la política encarcelar a la mafia especulativa, neutralizar a los que hunden la solvencia de un país para lucrarse con el incremento de su menesterosidad?
Esta época de confusiones es de una sustancia bituminosa que segregan todos los rincones de nuestra realidad. Y, como aprendimos de chicos, a río revuelto ganancia de pescadores. Pescadores ypecadores. Pecadores y prevaricadores. Prevaricadores y socios naturales de un poder político que ha carcomido o desistido de sus principios morales en provecho de sus provechos en euros.
No sabemos, los ciudadanos mortales, cómo es posible tanta corrupción municipal, tanta sentencia judicial pervertida, tantas dejaciones de responsabilidad para convertir dotaciones públicas en parcelas, playas enpiscinas, maestros en paupérrimos seres deprimidos, museos en contenedores vacíos, universidades en máscaras educacionales y Ministerios o Consejerías en fuentes de despilfarro para la demagogia de sus mandatarios de ocasión.
Tampoco se entiende, y esto es lo más grave, cómo España, la llamada octava potencia del mundo, ya superada por China, India, Brasil y acaso el Benelux, se haya retrasadoen un abrir y cerrar de ojos y se encuentre en grave peligro de credibilidad ante Moody?s, Standard & Poors o Fitch.
Los discursos que atribuyen la vulnerabilidad de nuestro estado económico a la inconsistencia de su sistema, tan basado en la construcción y el turismo, parecen redactados anteayer o muchísimo antes cuando sobraban datos para presagiar que la burbuja o lo que fuera esta estafa,estallaría arrasando la inocencia y los ahorros de media población. ¿Corruptos? La ignorancia o la pasividad son cómplices directos. ¿Son los políticos flor de un día? O, mejor, ¿fundan su poder en fuegos artificiales que se apagan en meses, días, minutos, hasta que otros artefactos parecidos vuelvan a crear un nuevo fuego artificial? Malditos políticos, entonces.
Entre los apagones que han...
tracking img