Teogonia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1368 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Teogonía II: La Titanomaquia







La Titanomaquia Fue una guerra cruenta (diez años), en la que Atlas capitaneó a sus hermanos, menos Prometeo, Epimeteo y Océano, y a todos sus linajes. Desde el alto Cielo hasta el profundo Tártaro resonaba el fragor de la batalla. Los Titanes eran más numerosos e imponentes, por su furia y vigor, que los seguidores de Zeus, quien sin embargocontaba entre los suyos, además de sus hermanos, a la Oceánide Éstige y a sus numerosos hijos.

Zeus sopesó sus fuerzas y las contrarias, y estimó que debía buscar ayuda. Entonces se acordó de los Cíclopes y de los Centímanos, que seguían encarcelados en el Tártaro, olvidados por todos. Otros en cambio indican que fue su madre Gea quien advirtió a Zeus que para vencer debía reclutar en sus filas alos habitantes del Tártaro. Así Zeus bajó sigilosamente y mató a Campe, la carcelera; cogió las llaves y liberó a los prisioneros; los fortaleció luego con comidas y bebidas variadas y abundantes, y marchó con ellos al combate.

Agradecidos, los Cíclopes dieron armas a los tres hermanos olímpicos: El rayo, que acababan de forjar en las fraguas del Tártaro, se lo entregaron a Zeus para quefuera su arma propia, Hades le dieron un yelmo que absorbía la luz en torno suyo y lo hacía invisible, y a Poseidón, un tridente.

Los tres hermanos urdieron entonces un plan para terminar rápidamente con la guerra, que ya se alargaba demasiado. Así Hades entró, sin ser visto, en presencia del retorcido Cronos para robarle las armas, mientras Poseidón lo entretenía y lo amenazaba con el tridente;finalmente, Zeus hizo caer sobre él su terrible rayo. Entretanto, los Hecatónquiros, apostados en lo alto de los desfiladeros, arrojaban cientos de rocas sobre el resto de los Titanes con tal furia, que pensaron que las montañas se desplomaban sobre ellos.

Muchos murieron bajo las piedras, otros consiguieron huir a Bretaña y los restantes cayeron arrojados al Tártaro, incluido el viejo Cronos,donde Centímanos o Hecatónquiros los guardarían. Pero Atlas, cabecilla de los sublevados, condenado a llevar sobre los hombros la bóveda del cielo, recibió el más duro castigo.

Tras haber eliminado a Cronos, los tres hermanos triunfantes, Zeus, Poseidón y Hades, se repartieron el imperio del universo; pusieron en el interior de un yelmo tres símbolos y confiaron en la suerte. Al primero lecorrespondió el Cielo, al segundo el Mar y al tercero los Infiernos. Tierra y Olimpo, en cambio, se consideraron territorio común a los tres. Así relata Homero el sorteo, en palabras de Poseidón:

«Tres hijos varones nacieron de Cronos y Rea: Zeus, yo y el tercero, Hades, que reina sobre los muertos. El mundo se dividió en tres partes, una para cada uno de nosotros: a mí me tocó en suerte habitarsiempre en el mar que blanqueó la espuma; a Hades, en cambio, las sombras y la niebla, y a Zeus el inmenso cielo, en el éter siempre entre las nubes, en tanto que la Tierra y el Olimpo nos pertenecen en común a los tres».

En una antigua ánfora griega se puede ver a los tres hermanos en el momento del sorteo: Zeus tiene en sus manos el rayo, Poseidón el tridente y Hades el yelmo que lo vuelveinvisible. El pintor del recipiente, al no poder representar la invisibilidad, nos lo muestra con el rostro vuelto hacia la parte opuesta. Efectivamente, la palabra hais, o haides o hades significa «invisible», y también «aquel que vuelve invisibles a los demás». Allá abajo, en los Infiernos, estaba absolutamente prohibido mirar a la cara a Hades o a su esposa Perséfone: quien transgredía esaprohibición se volvía, a su vez, invisible.

La Tifonomaquia

A pesar de la victoria, Zeus, no pudo, todavía, sentirse seguro. Gea, entristecida por no haber podido disfrutar de la infancia de sus hijos, dio a luz un último vástago, Tifeus (Tifón), el más espantoso y horrible de los dioses. Cuentan que «de sus hombros salían cien cabezas de serpiente, de terrible dragón», que de sus ojos...
tracking img