Teologia europea del siglo xx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1741 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
TEOLOGIA EUROPEA EN EL SIGLO XX

La teología Europea se ha orientado hacia la comprensión de la función liberadora del conocimiento teológico, como liberación en primer lugar de cualquier arbitrariedad dogmática, de cualquier autoritarismo, así surge el interés por mostrar la verdad de la fe ante la razón natural y ante la razón histórica; es decir, el interés de liberar a la fe de todo lo quesuponga mito o error histórico En la teología Europea se puede tender a buscar una reconciliación del hombre y el sentido de la fe a través de la misma reflexión, es decir, dentro del mismo conocimiento teológico. Mientras que en la teología Europea se parte del presupuesto que existe un deposito de verdades que hay que transmitir, explicar, interpretar y hacer significativos, lo que la haconvertido fundamentalmente en teoría o historia de la teoría.
En este apartado deseamos destacar a uno de los grandes teólogos de siglo. XX, al suizo, nacido en Lucerna, Hans Urs von Balthasar, de quien Henri de Lubac definió como el hombre más culto del siglo. Von Balthasar a finales de los años cuarenta en un artículo llamaba la atención sobre la separación entre teología y santidad, teología yespiritualidad. “No existe seguramente en la historia de la teología católica un acontecimiento menos estudiado y, sin embargo, merecedor de una atención mayor que el hecho de que, a partir de la gran escolástica, haya habido muy pocos teólogos santos. Entendemos aquí el título de teólogo en su sentido más pleno: como título de un maestro y doctor dentro de la Iglesia, cuyo ministerio y cuya misiónconsiste en exponer la revelación en su plenitud y totalidad, es decir, en considerar la dogmática como el punto central de su labor. Si examinamos la historia de la teología hasta la escolástica, una mirada sin prejuicios se ve inmediatamente sorprendida por el hecho de que los grandes santos -es decir, aquellos que no sólo alcanzaron una ejemplar pureza de vida mediante un determinado esfuerzopersonal, sino que recibieron evidentemente de Dios una misión dentro de la Iglesia, fueron en su mayoría también grandes dogmáticos, hasta el punto de que se convirtieron en “columnas de la Iglesia”, en portadores elegidos de la vitalidad de la Iglesia, precisamente porque representaron en su vida la plenitud de la doctrina, la plenitud de la vida de la Iglesia”
Resumiendo diremos que la teologíadel siglo XX está marcada por una serie de desafíos. A Europa el mayor desafío le viene de una cultura de la secularización, donde se pretende dar una respuesta a este interrogante: “¿Cómo hablar de Dios en un mundo adulto y ateo? (Dietrich Bonhoeffer). O también a partir de la horrenda experiencia del Holocausto, llevó a algunos teólogos europeos a responder al interrogante: ¿Cómo hablar deDios después de la experiencia dramática en Auschwitz? A partir de esta experiencia surgió la teología política en alemana iniciada por los teólogos alemanes Johann Baptist Metz, Jürgen Moltmann y Dorotee Sölle.

Al proponer la salvación cristiana dentro del sistema que ellos creen único, caen en algo que no es real, porque el sistema exige otro tipo de salvación. Si defino mal el pecado, maldefino el proceso de liberación. Si descubro el verdadero pecado, entonces también enmarco mi reflexión es una liberación que es total y mundial.
Y bien, la cuestión debe situarse así: la teología europea ha pensado que el "ser-cristiano" es un "ser-europeo- cristiano". Todo otro tipo de "ser-cristiano" se les ha escapado. Y más, lo han encubierto, peligrosamente encubierto, porque hasta ahora losteólogos de la periferia, más o menos alienados por el "centro", han repetido la teología del centro, pero con el doble vicio: primero, el de ser imitativa, y, después, de pretender que descubre la realidad.

El hombre moderno europeo. El "yo" como fundamento Voy a empezar desde el hombre moderno para no ir más atrás. El hombre moderno europeo lo situamos temporalmente desde aquel siglo XIV ó XV...
tracking img