Teoria cuantica y del cerebro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2855 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 9 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Química 3
4ºD T/M

Exposición

Equipo:
Nélida Marlene Valencia Chávez
Diana Esmeralda García Ochoa

Tema:
La teoría cuántica y el cerebro

La teoría cuántica y el cerebro

*¿Acción cuántica a gran escala en la función cerebral? *
Diana Esmeralda García Ochoa

Según en el punto de vista habitual, la acción del cerebro debe entenderse de forma clásica, o así podría parecerlo.Las señales nerviosas se consideran como fenómenos “si o no “de igual manera que los circuitos eléctricos de un ordenador, que tiene o no tienen lugar. Las fuerzas químicas que controlan las interacciones de átomos y moléculas tiene en verdad un origen mecano-acuantio, y es fundamentalmente la acción química la que gobierna el comportamiento de las sustancias neurotransmisoras que transfierenseñales de una neurona a otra- atreves de minúsculas separación que se denominan espacios sinápticos. Análogamente, las potencias de acción que controlan físicamente la transmisión de la señal nerviosa tienen un origen ciertamente cecano-cuantico. Pero parece suponerse que es perfectamente adecuado modelar el comportamiento de las propias neuronas, y sus relaciones mutuas, de una forma completamenteclásica. En consecuencia, se cree en general que debería ser perfectamente adecuado modelar el funcionamiento físico del cerebro como un todo, como un sistema clásico, en suya descripción no intervienen significativamente los aspectos más útiles y misterioso de la física cuántica.
Esto implicaría que cualquier posible actividad significativa que pudiera tener lugar en un cerebro debe tomarserealmente como o bien “ocurriendo” o “no ocurriendo”. En consecuencia, cabria considerar que no desempeña un papel muy importante las superposiciones de la teoría cuántica, que permitiría la “ocurrencia” y “no ocurrencia”. Aunque podría aceptarse que tales superposiciones cuánticas tienen lugar ralamente en algún nivel submicroscopico de actividad, da la impresión de que los efecto de interferenciacaracterísticos de tales fenómenos acuáticos no tendrían ningún papel eb las escalas mayores relevantes.
Con la posibilidad de que efecticos cuánticos pudieran iniciar actividades mucho mayores dentro del cerebro, algunas personas han manifestado la esperanza de que, en tales circunstancias, la indeterminación cuántica pudiera ser la que proporciona una ocasión para que la mente influya en elcerebro físico. A quien habría adoptar probablemente dualista bien explícitamente o implícitamente. Quizá el “libre aberdio ” de una “mente externa” pudiera ser capaz de influir en las elección cuánticas que realmente resultan de tal proceso no terminado. En esta visión de las cosas, la “materia mental” de los dualistas ejercería su influencia sobre el comportamiento del cerebro presumiblementeatreves de la acción de los procesos R de la teoría cuántica en estatus de tales sugerencias no esta claro para mi, seria difícil, la teoría permite realmente que tenga lugar una indeterminación precisamente en el nivel en el que solo unas simple partícula cuántica, tal como un feton, átomo, o molécula pequeña, esta críticamente involucrara. Cuando por ejemplo la fusión de onda de un feton encuentra unacélula fotosible pone en marcha una secuencia de sucesos que permanece terminista acción de U, mientras pueda considerarse que el sistema esta “en el nivel cuántico”. Con el tiempo, cantidades importante del entorno quedaran perturbadas y entonces, desde el punto de vista convencional, se considera que R a ocurrido PTPP. Habría que sostener que la “materia mental” influye de algún modo en elsistema solo en esta fase indeterminada.
Si tratamos de adquirirnos al citado punto de vista dualista algún lugar donde alguna “mente” externa pudiera tener una influencia en el comportamiento físico entonces debemos ver como podría intervenir la influencia de la mente en una escala mucho mayor que las de las simple partículas cuánticas.
Desde el punto vista científico, pensar es una “mente”...
tracking img