Teoria de los idolos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1547 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 29 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Francis Bacon (1561-1626).
Uno de los exponentes más antiguos interesado en el tema acerca de la variedad de significaciones mistificadas puestas al servicio de reforzar la organización social prevaleciente en su época, fue el filósofo y político inglés Francis Bacon, mediante su texto del año 1620 Novum Organum (2004), inspirado en el avance de las ciencias naturales a partir del conocimientosistemático y de carácter empírico, en franco debate con la especulación escolástica mientras se sometía a valoración, ya entonces, el nexo entre teoría y práctica. Al iniciarse el siglo XVII estaba claro que la especulación filosófica tomista –con sus supuestos metafísicos generales- nada relevante había aportado al conocimiento y transformación de la realidad fáctica, pero que ello no significabaen absoluto incapacidad del intelecto humano, sino sólo necesidad de desarrollar procedimientos y técnicas nuevas para investigar la naturaleza a través de la observación, el experimento y la inducción, como requisitos para el avance científico de la época. Tal exigencia novedosa implicaba identificar todo obstáculo susceptible de impedir o distorsionar la aproximación objetiva al mundo real.Para este autor hay varias tendencias del intelecto humano que suscitan tanto errores como prejuicios y ocultan, por ende, el conocimiento acerca de las cosas, les asigna el nombre de ídolos. Nombra cuatro clases de estos, los ídolos de la tribu, los de la caverna, los del mercado y, por último, los del teatro, todos ellos –afirma- se han apoderado del entendimiento humano, coartándolo.Combatirlos sólo es posible mediante la inducción legítima susceptible de generar conceptos y axiomas fincados en la realidad, propone conocerlos a modo de identificarlos cuando haya menester, sobre todo al intentar la interpretación de los fenómenos naturales. Para él, los ídolos del primer tipo, los de la tribu, son propios de la condición humana, muy dada a considerar que nuestra especie es la medida detodas las cosas, cuando en la práctica es más bien al contrario, las percepciones tanto de los sentidos como de la mente están en analogía con el hombre y no con el universo. Así, la comprensión humana semeja un espejo deformante que no refleja con fidelidad las cosas, pues mezcla su propia naturaleza con lo que pretende ser reflejado, distorsionándolo. Así, las limitaciones propias de lacondición humana, con sus prejuicios, emociones y aparato sensorio restringido, proclive a percepciones engañosas, nos dificultan acceder a la verdad, nos velan la posibilidad de saber. Exigencia para un juicio verdadero referido a un cosmos espaciotemporal externo a la mente humana es huir de toda tentación antropomórfica.

Con relación a los ídolos de la caverna, señala que son los de cada persona enlo individual, en tanto cada sujeto porta las aberraciones de la especie y las suyas propias. Algo similar a una caverna personal (en el sentido de la metáfora platónica) donde se diluye la forma prístina de la naturaleza, sea por el temperamento de cada quien, por la influencia de otro prójimo, por el influjo de algún texto, por la autoridad de algún personaje admirado o simplemente por ladiversidad de impresiones a que cada quien se ve expuesto, sobre todo cuando hay predisposición a dejarse influenciar.

Vemos cómo las diferencias individuales son también un factor que obnubila las certezas, a tono con su variado origen subjetivo y con las características propias de las personas, lo mismo en el plano corporal que en el de la mente. Aquí se enseñorean las ideas religiosas, la educaciónrecibida, las preferencias políticas, la fe ciega en la autoridad, los gustos, la ocupación laboral, los hábitos, la personalidad y las circunstancias de cada quien.

Por su parte, los ídolos del mercado son producto neto de los muy diversos vínculos establecidos entre los miembros del género humano, los que para sus intercambios y pactos, comercio y consorcio, recurren al lenguaje para...
tracking img