Teoria mimetica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 42 (10310 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

CAPÍTULO 1: APROXIMACIONES A LA TEORÍA MIMÉTICA DE RENÉ GIRARD

INTRODUCCIÓN Acercarse al escritor René Girard es abordar a un antropólogo cultural que ha sido marcado ostensiblemente por la polémica de su obra1; una obra que, ciertamente, no cabe ubicarla dentro del movimiento comparativista que llegó a ver en el Cristianismo una religión como cualquier otra; al contrario, estamoshablando de un moderno “apologeta” que desvela aquello que hace del Cristianismo una fe religiosa diferente a las demás religiones: su capacidad para interpretar el origen de la violencia en las comunidades de una manera muy distinta a aquella que hacen las religiones antiguas. Pero para llegar a ahondar en este punto es necesario, primero, realizar una somera ubicación del pensamiento girardiano alinterior de su obra misma. En su primera gran obra, Mentira romántica y verdad novelesca, publicada en 1963, a través del estudio de cinco grandes novelistas –Cervantes, Stendhal, Flaubert, Proust y Dostoevsky–, Girard realizó una crítica literaria que desembocó en una teoría antropológica: el descubrimiento del deseo mimético. La mentira romántica consiste en creer que el deseo del ser humano esespontáneo, autónomo, en últimas, que el ser humano es un ser original; mientras que la verdad novelesca se dedica a revelar que los deseos humanos vienen señalados por modelos, los cuales son los que llevan al hombre a desear.

1. VIOLENCIA IMPURA Esta realidad es la que da origen, de manera no consciente, a la aparición de lo que denominamos violencia –lo que consideraremos en la teoría girardianacomo violencia impura–. Esta violencia es la reconocida en los ámbitos sociales como tal, es decir, como una acción que atenta contra el bienestar social de los individuos de una comunidad y que es considerada como violencia, mediante un marco moral y/o legal. Como ejemplo, podríamos considerar en este ámbito acciones que atentan contra la sociedad, como robos, asesinatos, insurrecciones armadas,etc. Esa violencia, por lo mismo que no es justificada socialmente, se considera como algo externo a la sociedad, como una realidad no propia de la mayoría de la comunidad y sólo fruto de la vivencia de algunos no adaptados, «siendo los buenos más». De esta forma, el origen de la violencia se vincula con problemas económicos, sociales, culturales y psicológicos, pero sin tomar mayormente encuenta la cuestión del deseo humano y, más aún, de ese deseo como imitación del deseo de otros. El deseo mimético, como deseo triangular. El deseo humano, ante todo, es un deseo triangular, es decir, nuestros deseos no son innatos o autónomos. Al contrario, nuestros deseos son copia de los deseos de otros, de aquellos que son modelos para el deseo propio.
1

El proceso realizado por René Girard parallegar a lo que conocemos hoy como su teoría mimética inició a principios de los años 60 con su libro Mentira romántica, verdad novelesca, hasta llegar a finales de los años 90 con Veo a Satán caer como el relámpago. En este sentido, la teoría de Girard no ha sido de categorías estáticas, sino que ha correspondido a un proceso de enriquecimiento de dichas categorías, por lo que, en cada libro,las mismas tienen connotaciones más profundas, lo cual hace que su teoría no deje de ser sistemática, pero se elabore a través de un proceso complejo. Por lo tanto, en este capítulo, describiremos la teoría girardiana desde una comprensión personal de la misma, y dividiéndola en categorías que buscan establecer un acercamiento pedagógico, así: Violencia Impura, Violencia Pura y No Violencia; con elfin, de facilitar la lectura y comprensión de Girard, por parte de los lectores neófitos al tema.

2

No quiere esto decir que no existan deseos independientes de la imitación, pero estos deseos están recubiertos por el deseo mimético, por lo que Girard prefirió utilizar el término deseo para el deseo mimético, como lo señala en una de sus obras:
En la época de Mentira romántica, verdad...
tracking img