Teoria sexual infantil de freud

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1892 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tres ensayos de una teoría sexual
Fernando Ulloa Comenzaré por ubicar aquello que de los Tres ensayos para una teoría sexual, a 100 años de su publicación, considero que aun mantiene vigencia. Lo mantiene, por ejemplo, su estilo de escritura metapsicoanalítica, y de hecho, los efectos que siguen produciendo en los analistas. Me considero uno de los deudores de esos efectos metapsicológicos.Señalo lo anterior, aun tomando en cuenta aquello que llevó al mismo Freud a decir, respecto de la teoría metapsicológica que era: “…por momentos, nuestra mitología”. Claro que con mayor justeza también dijo: “la metapsicología es a la par lo más importante y la menos acabada de nuestras teorías”. Se diría que estos comentarios bien pueden analogarse con lo propio de la sexualidad infantil, de cuyapresencia –desde los inicios de la vida se los niñosse ocupa Freud, largamente, en el capítulo II de este texto centenario. Pues bien, retomando la anunciada analogía con las pulsiones, en esta sexualidad tempranísima tanto se puede reconocer las imaginarias e inacabadas míticas teorías sexuales infantiles, como el hecho de ser, en sí misma, la materia instintiva que, por efecto de la cultura, se irátrocando –propongo mutando- en el equipamiento pulsional inherente a todo sujeto humano. Una mutación ocurrida en el campo virtual de las representancias, donde se da el encuentro de las representaciones del instinto metonímico con las representaciones culturales, que por serlo revisten un carácter más metafórico. Entonces este carácter metonímico de la materia instintual a la que se le reconoceuna fuente somática y un camino de sentido único, en busca de un destino objetal también tirando a único, por el accionar de las representaciones culturales, lo cual altera parte de la fijeza instintiva -inherente a la natura- abriendo paso al surgimiento de las pulsiones, ya una supra estructura, con esbozos metafóricos propios de la cultura. En este proceso operan sobre el infantil sujeto dosproducciones socioculturales antitéticas y contemporáneas: la ternura y la crueldad. La ternura constituye, en los adultos, un resultado de la sublimación sexual; no así en el tierno infantil sujeto donde reina una sexualidad pura; lo ejemplifican el placer de órgano de la lactancia y por fuera de ella, el chupeteo donde “los labios besan a los propios labios” -al decir de Freud. Un argumento máspara pensar que la sexualidad está desde los comienzos de la vida de un sujeto. ¿Qué decir de la crueldad, ese fracaso de la ternura en su faz sublimada del buen trato? Sólo diré que el instinto no es cruel, es agresivo porque opera en la reproducción y en la alimentación, donde se juega la vida de la especie. Cuando por este fracaso de la ternura sólo se logra un precario establecimiento pulsionalque no alcanza para hacer frontera a la agresividad del instinto, a la manera de una denomino proto-represión esencial para entender metapsicológicamente a la crueldad- no sólo no existe tal frontera, sino que la precariedad pulsional ‘corrompe’ al instinto abriendo paso a la crueldad, también una producción cultural. La ternura/buen trato -así formulada- designa con el primer término, al tiernorecién nacido, y con el segundo, a los adultos a cargo de los suministros materiales: abrigo frente a los rigores de la intemperie, y alimento frente a los del hambre. También –y ésto importa- las correspondientes donaciones simbólicas que emanan de las maneras, como modos culturales, conque se aplican estos suministros. Maneras culturales, este trato, que organiza en el niño las

estructuraspsíquicas, a su tiempo aptas para receptar la palabra, desde el inicio presente en los cuidados del niño. De ser la crueldad la que prevalezca en los suministros materiales, serán las maneras ríspidas, brutales, de la que no se puede esperar donaciones simbólicas, sino imposiciones concretas. El resultado imprime una impronta cultural cruel con riesgo de reproducirse generacionalmente, si antes...
tracking img