Terror al historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1037 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL TERROR A LA HISTORIA

La supervivencia del mito del “eterno retorno” nos hace comparar al hombre histórico (moderno), que se sabe y se quiere creador de historia, con el hombre de las civilizaciones tradicionales que tenía frente a la historia una actitud negativa, pues no concedía al acontecimiento histórico ningún valor en sí, es decir, no lo consideraba como una categoría específica de supropio modo de existencia. El problema del mundo moderno es que aún no está ganado por el historicismo, ya que asistimos al conflicto de dos concepciones: la concepción arcaica (arquetípica y anti-histórica), y la moderna (post-hegeliana, que quiere ser histórica.

Lo esencial son las soluciones que ofrece la perspectiva historicista para que el hombre moderno pueda soportar la presión, cada vezmás poderosa, de la historia contemporánea, así vemos que el hombre de las civilizaciones tradicionales se defendía la idea de que todo es susceptible de integrarse en un sistema bien articulado en el que el cosmos y la existencia del hombre tenían cada cual su razón de ser.

Otra concepción tradicional la del tiempo cíclico y de la regeneración periódica de la historia que acabó introduciéndose enla filosofía cristiana ya que para el cristianismo el tiempo es real porque tiene un sentido que es la redención, pues tanto el destino de toda la humanidad como el destino particular de cada uno de nosotros se juegan una sola vez, de una vez por todas, en un tiempo concreto e irremplazable que es el de la historia de la vida.

A pesar de esto la Edad Media está dominada por la concepciónescatológica (en sus dos momentos esenciales: la creación y el fin del mundo), completada por la teoría de la ondulación cíclica. Sin embargo Joachim de Flore divide la historia del mundo en tres grandes épocas inspiradas y dominadas sucesivamente por una persona de la Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Las teorías cíclicas medievales justificaban que los acontecimientos históricosdependían de ciclos y de situaciones astrales, se tornaban inteligibles y aún previsibles, puesto que encontraban un modelo trascendente; las guerras, el hambre, las miserias provocadas por la historia contemporánea sólo eran a lo sumo imitación de un arquetipo, fijado por los astros y por las normas celestes, de las cuales no siempre estaba ausente la voluntad divina.

Para Hegel, todo esfuerzo tiende asalvar y a valorar el acontecimiento histórico en cuanto tal, el acontecimiento en sí mismo y por sí mismo; lo que en sí quería Hegel era salvar en la historia: la libertad humana, ya que para él, el acontecimiento histórico era la manifestación del espíritu universal.

Para Marx la historia se despoja de toda significación transcendente, no es más que la epifanía de la lucha de clases, decía quelos acontecimientos no son una sucesión de arbitrariedades; acusan una estructura coherente y, sobre todo, llevan a un fin preciso: la eliminación final del terror a la historia, la salvación.

Heidegger se había ocupado de demostrar que la historicidad de la existencia humana impide abrigar cualquier esperanza de trascender el tiempo de la historia.

De acuerdo a todo lo anterior la historia notenía y no podía tener ningún valor en sí. Cada héroe repetía el gesto arquetípico, cada guerra reiniciaba la lucha entre el bien y el mal, cada nueva injusticia social era identificada con los sufrimientos del salvador, cada nueva matanza repetía el fin glorioso de los mártires, etc.

En cuanto a libertad e historia el hombre moderno que acepta la historia o pretende aceptarla, puede reprochar alhombre arcaico, prisionero del horizonte mítico de los arquetipos, su impotencia creadora o, lo que es lo mismo, su incapacidad para aceptar los riesgos que lleva en sí todo acto de creación. Para el moderno, el hombre no puede ser creador sino en la medida en que es histórico; toda creación le está prohibida, salvo la que nace en su propia libertad, y por consiguiente se le niega todo menos...
tracking img