Tesis historia de vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 127 (31625 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad del Mar
Facultad de Educación
[pic]

Tesis para Optar al Título de Docente General Básico.

“Historias de vida y profesión en los Docentes Rurales de Puchuncaví”
Tesistas:
Corina Aracena Obregón
Daniela González Verdugo
Daniella Olivares Pérez
Carla Rojas Pardo

Docente Guía:
Graciela Rubio Soto

Viña del Mar Diciembre 2008Y un día decides triunfar

Y así, después de esperar tanto, un día como cualquier otro decido triunfar…
decido no esperar las oportunidades, sino yo mismo buscarlas,
decido ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución,
decido ver cada desierto como una oportunidad para encontrar un oasis,
decido ver cada noche como un misterio a resolver,
decido ver cada día como unaoportunidad de ser feliz.
Aquel día descubro que mi único rival no eran más que mis propias debilidades,
y que en éstas , está la única y mejor forma de superarnos .
Aquel día dejo de temer a perder y a no ganar,
descubro que no era yo el mejor y que talvez nunca lo fui,
me deja de importar quien ganara o perdiera, ahora me importa
simplemente saberme mejor que ayer.
Aprendo que lo difícil noes llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.
Aprendo que el mejor triunfo que puedo tener es el derecho de llamar a alguien “amigo”.
Descubro que el amor es más que un simple estado de enamoramiento,
“el amor es una filosofía de vida”.
Aquel día dejo de ser el reflejo de mis escasos triunfos pasados y empiezo a ser mi propia luz tenue de este presente.
Aprendo que de nada sirve la luz si novas a iluminar el camino de los demás.
Aquel día decido cambiar tantas cosas…
Aquel día aprendo que los sueños son solamente para hacerse realidad,
desde aquel día ya no duermo para descansar…
Ahora simplemente duermo para soñar.

Walter Elías Disney

La Maestra Rural

 La Maestra era pura. "Los suaves hortelanos",
decía, "de este predio, que es predio de Jesús,
han de conservar puroslos ojos y las manos,
guardar claros sus óleos, para dar clara luz".
 
La Maestra era pobre. Su reino no es humano.
(Así en el doloroso sembrador de Israel.)
Vestía sayas pardas, no enjoyaba su mano
¡y era todo su espíritu un inmenso joyel!
 
La Maestra era alegre. ¡Pobre mujer herida!
Su sonrisa fue un modo de llorar con bondad.
Por sobre la sandalia rota y enrojecida,
tal sonrisa, lainsigne flor de su santidad.
 
¡ Dulce ser! En su río de mieles, caudaloso,
largamente abrevada sus tigres el dolor!
Los hierros que le abrieron el pecho generoso
¡más anchas le dejaron las cuencas del amor!
 
¡Oh, labriego, cuyo hijo de su labio aprendía
el himno y la plegaria, nunca viste el fulgor
del lucero cautivo que en sus carnes ardía:
pasaste sin besar su corazón en flor!
 Campesina, ¿recuerdas que alguna vez prendiste
su nombre a un comentario brutal o baladí?
Cien veces la miraste, ninguna vez la viste
¡y en el solar de tu hijo, de ella hay más que de ti!
 
Pasó por él su fina, su delicada esteva,
abriendo surcos donde alojar perfección.
La albada de virtudes de que lento se nieva
es suya. Campesina, ¿no le pides perdón?
 
Daba sombra por una selva suencina hendida
el día en que la muerte la convidó a partir.
Pensando en que su madre la esperaba dormida,
a La de Ojos Profundos se dio sin resistir.
 
Y en su Dios se ha dormido, con el cojín de luna;
almohada de sus sienes, una constelación;
canta el Padre para ella sus canciones de cuna
¡y la paz llueve largo sobre su corazón!
 
Como un henchido vaso, traía el alma hecha
para volcaraljófares sobre la humanidad;
y era su vida humana la dilatada brecha
que suele abrirse al Padre para echar claridad.
 
Por eso aún el polvo de sus huesos sustenta
púrpura de rosales de violento llamear.
¡Y el cuidador de tumbas, cómo aroma, me cuenta,
las plantas del que huella sus huesos, al pasar.

Gabriela Mistral

Agradecimientos

El entrar a estar...
tracking img