Textualidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 69 (17157 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 24 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuatro pasos en las nubes, (vuelo teórico)* Christian Metz
Traducida por Domin Choi Revisión técnica: F. La Valle

Podemos oponer, a la idea que me hago de la enunciación, y que acabo de presentar, tres grandes motivos de impedimentos que comprometerían su fundamento mismo: el tema del enunciado «transparente», sin enunciación que se enuncia a sí mismo; el rechazo de una pretendidaextrapolación lingüística, ya que el término «enunciación» nos viene de los lingüistas, lo que para algunos es como si les trasmitiera el cólera; y finalmente el abismo que se quiere marcar, a veces, entre enunciación y narración, con la consecuencia de vaciar a la primera de una buena parte de su substancia en provecho de la segunda, sin observar que estas nociones, habitualmente distintas, se confundeninevitablemente cada vez que un discurso presenta la doble característica de ser narrativo y de estar desprovisto de un verdadero código preliminar, de un soporte autónomo comparable a lo que es el idioma para la novela, de tal manera que su enunciación consiste enteramente en una narración. En primer lugar, algunas palabras sobre el ya viejo asunto del enunciado sin enunciación, de la «historia» sindiscurso. No olvidemos la famosa frase de Benveniste, que ha desencadenado cataclismos, en la que, en el régimen de la historia, «los acontecimientos parecen relatarse a sí mismos»1 (Gérard Genette recuerda2 que una idea muy similar se encuentra en Percy Lubbock3 sin que haya habido influencia, según él, entre ambos autores). Podemos preguntarnos lo que pensaba a fin de cuenta Benveniste, con esteparecen. Genette4 ve en ello el deseo de atemperar un poco el gesto teórico que confiere a la «historia» una especie de automatismo; yo más bien pienso que este verbo «parecer» responde a un reflejo de prudencia, o simplemente a la manera bevenistiana de decir las cosas, y que el gran lingüista, «ocupado» en esa época con los deícticos, entendía que un discurso desprovisto de ellos se producesolo. «Solo» hay que tomarlo en un sentido simbólico; no se trata evidentemente de pretender que un relato pueda fabricarse, materialmente, solo. Cualquiera que sea esta visión de la «historia» -me di cuenta con sorpresa que había que recordarlo- es una idea en la que hoy nadie cree, comenzando por el fundador de la narratología que se lamentaba desde 1983 «de no haber pensado dos veces»5 el día enque había expresado (con algunas reservas) su aprobación por la famosa dicotomía «Historia/Discurso».

*

Alude a la pelicula de Alessandro Blasetti del mismo título de 1942. [n. t.]

Pero hay más. Esta concepción de la historia auto-producida, nadie la creyó (salvo sus atacantes), y esto, en la misma época en que estaba en cuestión por todos lados el «film transparente» (hollywoodense,etc.) en un espíritu de crítica ideológica y de sabia subversión. Esos años setenta querían desenmascarar la mentira de una enunciación ausente, y describir los mecanismos de ese ocultamiento: preocupación absolutamente central en un Stephen Heath, un Jean-Pierre Oudart, un Pascal Bonitzer, una Marie-Claire Ropars a propósito de los films sin escritura, y también los Cahiers du Cinéma de la época, enScreen y Camera Obscura, en Cinéthique, o aun, en América Latina, en la obra enérgica y muy clara de Oscar Traversa, El significante negado*, publicado con retraso en 1984. El discurso sobre la transparencia del cine dominante se apoyaba en su totalidad sobre un escepticismo básico que sospechaba de esta transparencia, como se ve claramente, en la misma época, en los notables escritos didácticosde Alain Bergala6. Pues es verdad que ciertos regímenes fílmicos son muy discretos en cuanto a su dispositivo de enunciación, mientras que otros lo «muestran» en mayor o en menor medida (La diligencia** no es Octubre***), y que incluso otros lo exponen, como el cine experimental anglosajón. Esto equivale a decir que la noción de transparencia guarda todo su valor como impresión espectatorial.....
tracking img