Tlacaélel

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (687 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 1 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
El tenochteca Tlacaelel, hermano de Chimalpopoca y Moctezuma, fue recientemente designado como el sumo sacerdote de la Hermandad blanca de Quetzalcoatl una mística orden sacerdotal destinada apreservar los conocimientos y secretos acumulados a través de milenios por la larga serie de civilizaciones que habian existido desde los orígenes de la humanidad.

Despues de haber designado a Itzcoatlcomo nuevo rey del pueblo Azteca, y debido a la contienda que iminentemente se avecinaba con el pueblo tecpaneca, por haber dado muerte a su antiguo rey -chimalpopoca-, Tlacaelel el Azteca entre loAztecas, decidió prudente presentarse en tenochtitlan debido a los suscesos que estaban por sucitarse. Al llegar a la plaza central y despues de que el rey Itzcoatl lo presentará, tlacaelel se dirigio asu pueblo:



¿Qué es esto tenochcas?¿Qué haceis vosotros?
¿Cómo ha podido llegar a existir cobardia en
el pueblo de Huizilopóchtli? Aguardad, meditad
un momento, busquemos todos juntos unmedio
para nuestra defensa y honor y no nos entreguemos
afrentosamente en manos de nuestros enemigos.
¿A dónde ireis? Este es nuestro centro. Este es
el lugar donde el águila despliega sus alas ydeztroza a la serpiente. Este es nuestro Reino.
¿Quién lo defenderá? ¿Quién pondra reposo a su escudo?
¡Que suenen los cascabeles entre el polvo de la
contienda, anunciando al mundo nuestrasvoces!

El verbo arrebatador del Azteca entre los Aztecas continuaba haciendo vibrar a su pueblo y hasta a las misma piedras de los edificios:

El tiempo de la ognominia y la degradación haconcluido. Llegó el tiempo de nuestro orgullo y
nuestra gloria. Ya se ensancha el Arbol Florido.
Flores de guerra abren sus corolas. Ya se extiende
la hoguera haciendo hervir a la llanura de agua.Ya están las banderas de plumas de quetzal
y en los aires se escuchan nuestros cantos sagrados

Elevando aún más el tono de su voz, el Portador del Emblema sagrado concluyó:

¡Que se levante la...
tracking img