Todo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2156 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
SUDAMÉRICA. CONTAGIO Y ALGO MÁS.
Los problemas económicos estructurales de América Latina, algunos de cuyos rasgos se han tratado ya en estas páginas, no sólo insertan de manera desventajosa al continente en el mercado mundial y la división internacional del trabajo, sino que dan el marco para la aparición y desarrollo de elementos de fuerte desestabilización y crisis de las institucionespolíticas en los países de la región. Bajo la tremenda presión de la ofensiva recolonizadora y de la muy dura política de Estados Unidos en el área -que la administración Bush no ha hecho más que reforzar- los regímenes políticos de América Latina, en particular de Sudamérica, están en plena fase de deterioro. Y esto se manifiesta en varios planos.
Partidos tradicionales y democracia colonial
Uno deellos es el de la profunda encrucijada, que hasta llega a poner en juego su existencia misma, que afrontan muchos de los principales partidos políticos de la región, que han sido protagonistas durante décadas de la vida institucional de América Latina. Es notorio y muy avanzado el desprestigio de organizaciones políticas a veces centenarias: tales los casos de los partidos Conservador y Liberal deColombia, Acción Democrática y Copei en Venezuela (arrasados por el fenómeno del chavismo, hoy a su vez en serios problemas), grandes partidos del Perú -donde el Apra recién ahora parece estar volviendo por sus fueros, luego de que la aparición y el estallido del fujimorismo cambiaran todo el mapa político-, el desastre de la UCR argentina o la progresiva indiferenciación de los partidos Blanco yColorado en Uruguay. Esta situación, junto con la mutación ideológica, política, estratégica y de organización que experimentaron, en procesos muy diferentes, dos de los mayores partidos del continente, el peronismo en Argentina y el PT en Brasil, es parte de un fenómeno más global. Que hace a la naturaleza de los regímenes democrático burgueses en América Latina y la experiencia que ha hecho conesos regímenes el movimiento de masas a lo largo de las últimas décadas.
En efecto, hay una combinación entre, por un lado, las presiones político-económicas del imperialismo dominante en la región y en el mundo, el de Estados Unidos (presiones a su vez azuzadas por las exigencias de la globalización-mundialización capitalista, en cuya dinámica específica no nos podemos detener aquí), y, por el otro,la cada vez menor capacidad de respuesta de los regímenes políticos, incluidos los partidos tradicionales, frente al permanente deterioro del nivel de vida que conlleva la implementación de las recetas imperialistas.
Este problema está en la base del relativo "agotamiento" de las expectativas que supo generar la democracia burguesa, sus instituciones y partidos en el seno del movimiento de masasen el momento de la salida del conjunto de la región de las dictaduras militares (años 80). Encuestas realizadas a nivel continental, como la de Latinobarómetro (publicadas por la revista británica The Economist a fines del año pasado) dan cuenta de un sistemático descenso de la ponderación de la democracia como régimen político en la opinión pública de los países latinoamericanos. En ese momento-es decir, antes del Argentinazo de diciembre y las movilizaciones contra las privatizaciones en Perú y Paraguay- la democracia era juzgada como el mejor régimen posible sólo por un 55-60% de los encuestados, cifra casi veinte puntos menor a las mediciones de principios de los 90.
Aunque remitimos al artículo de Claudio Katz que publicamos en esta edición para un análisis más extenso y profundo dela crisis económico-social, cabe consignar que el carácter colonial de las democracias burguesas en América Latina no puede dejar de impactar negativamente en las conciencias de millones de trabajadores, campesinos y otros sectores populares. Sectores que ven cómo toda ilusión de utilizar las herramientas de la democracia como vehículo de bienestar, progreso o seguridad se ve brutalmente...
tracking img