Tomás de aquino alberto magno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4149 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ítems:
1. Contexto histórico de San Alberto y Santo Tomás.
2. Relación Fe y Razón en San Alberto y Santo Tomás.
3. El conocimiento de Dios. San Alberto.
4. Metafísica en Tomás de Aquino.
5. Teoría tomista del conocimiento.
6. Las vías tomistas sobre la existencia de Dios.
7. Cuadro comparativo entre San Alberto y Santo Tomás. (Acuerdos y desacuerdos)

1Contextohistórico
A finales del siglo XII se había consolidado la «cristiandad medieval», o sea, el orden social y político que imperará hasta mediados del siglo xiv, desde Mediterráneo hasta el Vístula (el río de Varsovia), con exclusión del Imperio bizantino (establecido en los Balcanes) y los pequeños territorios ocupados por Islam en la Península Ibérica, reducidos, a partir de mediados del siglo XIII. alReino de Granada. Gabriel Le Bras lo ha definido como «un conjunto coherente de tierras gobernadas por principios oficialmente sometidos a la presidencia religiosa del Romano Pontífice, que ejercía su poder espiritual sobre todos sus súbditos, sin excluir al propio emperador y a los reyes de las naciones».
Este orden cristiano, de cuño pseudo-agustiniano, se basaba en las doctrinas establecidaspor el Decreto gelasiano y en las tesis de la «donatio Constantinii». El momento de mayor esplendor de la cristiandad medieval coincidió con el pontificado de Inocencio III (1198-1215), para ir declinando poco a poco a lo largo del siglo XIII, primero con los enfrentamientos entre los papas y el emperador Federico II, a mediados del siglo xiii, y, después, con las agrias polémicas entre BonifacioViii (1294-1303) y el rey francés Felipe el Hermoso (1285-1314). El ciclo de la «christianitas mediaevalis» se cerraría con el «exilio de Aviñón» (1309-1377), al trasladarse la corte pontificia esta ciudad borgoñesa, y con la consolidación del ockhamismo político-filosó fico.
El siglo XIV contempló, pues, el alumbramiento de un nuevo orden político-religioso. Es lo que algunos han denominado«nacimiento del espíritu laico» (Georges de Lagarde). La justificación doctrinal del nuevo orden político-religioso contaría con la colaboración de algunos filósofos y políticos de especial relieve, como Dante Alighieri, Marsilio de Padua y, sobre todo, Guillermo de Ockham, de quienes hablaremos en su momento, y se basaría también en el sistema político-filosófico pseudo-agustiniano. (He aquí una delas paradojas históricas más inquietantes: la capacidad de la filosofía agustiniana, distorsionada en mayor o menor medida, de originar sistemas filosófico-político-religiosos tan diversos, como la «cristiandad medieval», el espíritu laico» y, ya en Renacimiento y la modernidad, el luteranismo, primero, y el jansenismo, después).
2 Relación fe y Razón de San Alberto Magno
Para San Alberto lafilosofía y la teología eran dos campos del saber, con objetivos, fines y métodos propios, pero no llega a la intima compenetración entre la razón y la fe, que sería la característica de su discípulo Tomas. Por una parte la filosofía, que se mantiene en el orden puramente natural. En este campo, el argumento principal es el de la razón, el de la autoridad, aunque sea la de los Santos Padres quedarelegado a un término secundario. Por otra, la teología, a la cual corresponde el estudio del orden sobrenatural, y en la que prevalece el argumento de la autoridad sobre el de la razón. Todas las demás ciencias deben servir como instrumentos, o criadas, a la teología.

3 El conocimiento de Dios en San Alberto Magno.
En el comentario a las Sentencias, San Alberto reproduce los argumentos dePedro Lombardo, aunque con una formulación más científica, En la Summa theologiae desarrolla especialmente la prueba aristotélica por el movimiento (ratio magis physica). Menciona el argumento de San Anselmo (Soli Deo proprium est esse, et non posse non esse, et non posse cogitan non esse»), pero se inclina a las pruebas a posteriori, dado que no tenemos ninguna idea directa ni innata de Dios,...
tracking img