Trabajo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2264 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTEGRACIÓN Nº 39
REVISTA SOBRE CEGUERA Y DEFICIENCIA VISUAL

Julio 2002
Págs. 39 – 41

Notas y Comentarios

Me ve con el corazón
A. Gómez Mesonero

RESUMEN: El autor resume en este comentario las principales experiencias narradas en su libro Me ve con el corazón, testimonio personal sobre la educación de su hijo de diez años Oriol, ciego de nacimiento. La colaboración de los padrescon el equipo de profesionales de la ONCE ha sido un factor esencial en la educación de Oriol.

PALABRAS CLAVE: Educación. Formación de padres.

ABSTRACT: “He sees me with his heart”. The author summarizes the experiences narrated in his book Me ve con el corazón [He sees me with his heart], a personal account on the education of his ten years old son Oriol, blind from birth. Cooperationbetween parents and ONCE’s educators is seen as an essential pace in Oriol educational development.

KEY WORDS: Education. Parent education.

Nota de la Redacción: Ángel Gómez Mesonero, periodista y empresario catalán, ha publicado recientemente el libro “Me ve con el corazón”, brevemente reseñado en la sección de publicaciones del número 38 de INTEGRACIÓN. Como señalamos en la reseña, el libro esel testimonio lúcido y estremecedor del padre de Oriol, el hijo que nació ciego en 1992 y aprendió a ver con el corazón. En su relato, Ángel evoca la tristeza de perder un hijo prematuro, y recibir la noticia de que su hermano gemelo ha quedado ciego. En el comentario que publicamos a continuación, escrito especialmente para nuestra revista, Ángel resalta el mensaje de esperanza que impregna suexperiencia como padre, y expresa su sincero y generoso reconocimiento a los profesionales de la ONCE que han colaborado en la educación de Oriol.

"Mi hijo me preguntó ayer que si el ver con los ojos es algo que se aprende en algún lugar. Sus palabras, por duras que parezcan, no llegaron a sorprenderme. Desde que nació, siete años atrás, esperaba que un día u otro, él, que me ve con el corazón,preguntara por qué unos vemos con los ojos y él lo hace, como dice muchas veces, con las manos". Así comienzo el libro que tiene como protagonista a mi hijo Oriol. Aún mantengo frescas en mi memoria estas primeras palabras que comenzaron a dar cuerpo a la idea –y deseo- de comunicar nuestra experiencia como padres de un niño ciego. Las recuerdo con frecuencia, porque con frecuencia he tenido querecordar también otras muchas preguntas que despiertan en su imaginación.
He buscado también similitudes entre su niñez y la mía, para intentar comprender mejor todo lo que hace, pero ha sido inútil. Su infancia en poco se parece a la mía. Cuando yo era un niño, con pocos años menos de los diez que Oriol tiene ahora, iba a una escuela muy sencilla. Tan sencilla que era frecuente ver por el aulaalgunos pequeños roedores que nos hacían mucha gracia porque formaban parte de la familia escolar, como consecuencia de su habitual aparecer por la clase. Eran los primeros años de la década de los sesenta. Entonces, entre las asignaturas que tenía que aprender había Geografía de España, Lengua española, Historia de España y Universal, Religión..., incluso una que hacía mención a las buenas formasde comportarse, incluida en una amplia temática de urbanidad. Después de esta primera etapa escolar, en unas condiciones muy precarias, propias por otra parte de la situación económica y social de la época, a pesar de ello y con el sacrificio realizado por mis padres, me dieron todas las nociones necesarias para que me pudiera preparar para el futuro profesional, el cual decidí que fuera elperiodismo. A lo largo de mi vida de estudios me prepararon, pues, para aprovechar todas las oportunidades que se pudieran presentar, en mejor o menor medida, pero con la convicción de saber que para afrontar el futuro he tenido una educación adecuada, la correcta para resolver todas las dudas que se presentan a medida que pasa el tiempo.
Lo que no me enseñaron, para lo que nunca me prepararon, ha...
tracking img