Trabajo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1666 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Gallina Degollada
El cuento refleja una serie de acontecimientos que ocurren en una pareja que se interesa en tener frutos de su estable relación como esposos, Puesto que nacen de ellos cuatro hijos varones, dos de ellos mellizos, a pocos años de vida los niños empezaron a presentar un cuadro de terribles convulsiones hasta llegar al punto de no poder reconocer a sus padres. Con cuatros hijosenfermos se fueron desvaneciendo las esperanzas de estos padres en tener un hijo sano. Al pasar del tiempo y, como producto del amor, nace una niña, la cual fue criada con extremos límites de mimos y mala crianza. Los padres vivían preocupados por la salud de la niña, con la angustia de que le pudiera ocurrir los mismo que a sus hermanos y convertirse en una bestia. Un día, por descuidos de suspadres, la niña se acerca al patio donde permanecían los cuatro idiotas quienes por diversas razones, deciden atacar a su hermana y la llevan a la muerte de la misma manera en que la sirvienta de la casa había degollado una gallina días anteriores para almorzar.

El Almohadón de Plumas
Su luna de miel fue un largo escalofrío. Rubia, angelical y tímida, elcarácter duro de su marido heló sus soñadas niñerías de novia. Lo quería mucho, sin embargo, a veces con un ligero estremecimiento cuando volviendo de noche juntos por la calle, echaba una furtiva mirada a la alta estatura de Jordán, mudo desde hacía una hora. Sin duda hubiera ella deseado menos severidad en ese rígido cielo de amor, más expansiva e incauta ternura; pero el impasible semblante de sumarido la contenía siempre. La casa en que vivían influía un poco en sus estremecimientos. La blancura del patio silencioso —frisos, columnas y estatuas de mármol— producía una otoñal impresión de palacio encantado. Dentro, el brillo glacial del estuco, sin el más leve rasguño en las altas paredes, afirmaba aquella sensación de desapacible frío. En ese extraño nido de amor, Alicia pasó todo el otoño.No obstante, había concluido por echar un velo sobre sus antiguos sueños, y aún vivía dormida en la casa hostil, sin querer pensar en nada hasta que llegaba su marido. No es raro que adelgazara. Tuvo un ligero ataque de influenza que se arrastró insidiosamente días y días; Alicia no se reponía nunca. De pronto Jordán, con honda ternura, le pasó la mano por la cabeza, y Alicia rompió en seguida ensollozos, echándole los brazos al cuello. Lloró largamente todo su espanto callado, redoblando el llanto a la menor tentativa de caricia. Luego los sollozos fueron retardándose, y aún quedó largo rato escondida en su cuello, sin moverse ni decir una palabra. Fue ese el último día que Alicia estuvo levantada. Al día siguiente amaneció desvanecida. El médico de Jordán la examinó con suma atención,ordenándole calma y descanso absolutos. Al otro día Alicia seguía peor. Hubo consulta. Constatase una anemia de marcha agudísima, completamente inexplicable. Todo el día el dormitorio estaba con las luces prendidas y en pleno silencio. Pasábanse horas sin oír el menor ruido. Alicia dormitaba. Jordán vivía casi en la sala, también con toda la luz encendida. Paseábase sin cesar de un extremo a otro,con incansable obstinación. La alfombra ahogaba sus pesos. Pronto Alicia comenzó a tener alucinaciones, confusas y flotantes al principio, y que descendieron luego a ras del suelo. La joven, con los ojos desmesuradamente abiertos, no hacía sino mirar la alfombra a uno y otro lado del respaldo de la cama. Una noche se quedó de repente mirando fijamente. Al rato abrió la boca para gritar, y susnarices y labios se perlaron de sudor. — ¡Jordán! ¡Jordán! —Clamó, rígida de espanto, sin dejar de mirar la alfombra. Jordán corrió al dormitorio, y al verlo aparecer Alicia dio un alarido de horror. — ¡Soy yo, Alicia, soy yo! Alicia lo miró con extravió, miró la alfombra, volvió a mirarlo, y después de largo rato de estupefacta confrontación, se serenó. Sonrió y tomó entre las suyas la mano de su...
tracking img