Trabajo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8275 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
UN PUNTO DE VISTA DEL PROBLEMA RUDYARD KIPLING

http://www.librodot.com
OBRA COLABORACIÓN DE USUARIO

Esta obra fue enviada como donación por un usuario. Las obras recibidas como donativo son publicadas como el usuario las envía, confiando en que la obra enviada está completa y corregida debidamente por quien realiza la contribución.

De Shafiz Ullah Khan, hijo de Hyat Ullah Khan, alnoble servicio de su alteza real el Rao Sahib de Jagesur, que está en la frontera norte del Indostán, y por orden de su alteza, escrito a Kazi Jamal––ud––Din, hijo de Kazi Ferisht––und––Din Kahan, al servicio del Rao Sahib, y ministro suyo muy honrado. Desde este lugar, al que llaman el northbrook Club, en la ciudad de Londres, bajo la sombra de la emperatriz, escribo: “Entre hermanos queridos nodebe haber largas protestas de amor y de sinceridad. El corazón habla desnudo al corazón, y la cabeza responde por todo. Honor y gloria a los de tu raza hasta el fin de los años y una tienda de campaña en los límites del paraíso.” Hermano mío: He aquí un relato de mis gestiones en los asuntos para los que fui enviado. He comprado para el Rao Sahib, y pagado sesenta libras de cada ciento, las cosasen que él tenía mayor interés. Estas son: dos perrazos para la caza del tigre, de pelazo rojizo, macho y hembra, cuya descendencia consta por escrito en documentos que se acompañan, y los collares de plata que lucen en sus cuellos. Para complacer aún más al Rao Sahib los envió inmediatamente por vapor, yendo a cargo de un hombre, que rendirá cuentas de ellos en Bombay a los banqueros de estaciudad. Son los perros mejores que aquí había. He comprado cinco escopetas..., dos de ellas con espiga de plata en la culata e incrustaciones de oro alrededor de los gatillos, ambas de dos cañones, de golpe fuerte, y guardadas en fundas de terciopelo y de cuero encarnado; otras tres de una perfección de mano de obra inigualada; pero sin adornos; un fusil de repetición que descarga catorce balas...para cuando Rao Sahib cace jabalíes; un fusil de dos cañones y de bala para la caza del tigre, que es un milagro de exactitud, y una escopeta, para la caza de la volatería, que es tan ligera de peso como una pluma, y que va acompañada de cartuchos verdes y azules por millares. También he comprado un rifle muy pequeño para la caza de antílopes negros, pero que es capaz de matar a un hombre acuatrocientos pasos. Los atelajes de crestones dorados para el carruaje de Rao Sahib no se hallan todavía listos, debido a la dificultad de incrustar el forro de terciopelo rojo en el cuero; pero los atelajes del coche de los caballos y la gran silla de montar con las pistoleras doradas que se destina a las ceremonias de gran gala han sido ya empaquetados con alcanfor dentro de un cajón de chapa, y yohe lacrado éste con mi sello. No tengo conocimiento del estuche de cuero granulado que contiene instrumentos de señora y pinzas para el cabello y la barba, ni sé tampoco nada de los perfumes y de las sederías, y todo lo demás que necesitaban las mujeres ocultas detrás de las cortinas. Son cosas que tardan mucho en prepararse; igual retraso sufren las campanillitas y caperuzas de halcones, lo mismoque las perneras de sujeción con letras de oro. Leed todo esto de manera que lo oiga Rao Sahib, y habladle de mi diligencia y de mi celo, para que yo no pierda su favor durante la ausencia, y cuidad con mirada de vigilante superioridad a ese perro bromista sin dientes..., Bahadur Shah... Porque con la ayuda y la palabra vuestra, y cuanto yo he hecho en la cuestión de las escopetas, espero, comoya lo sabéis, que se me conceda la jefatura del ejército de Jagesur. También desea esta jefatura ese hombre sin conciencia, y he oído decir que el Rao Sahib se inclina de su lado. ¿Es que ya no se bebe vino en vuestra casa, hermano mío, o es que Bahadur Shah se ha convertido en un perjuro del aguardiente? Yo no digo que la bebida acabe con él; pero las hay que bien mezcladas llevan a la locura....
tracking img