Trabajos de ocampo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 71 (17544 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 7 de diciembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA ARGENTINA Y LATINOAMERICANA DEL SIGLO XIX
Silvia Ocampo

INTRODUCCIÓN:

Se ha dicho a veces que el error no existe en la Historia, porque esta disciplina se ocupa de las cosas que han ocurrido y el pasado es fijo e inalterable. Sólo el presente nos ofrece la posibilidad de elegir distintas líneas de acción, y entonces sí es posible cometer un error. En cambio, lo que se hizo en elpasado, hecho está, y el presente no puede cambiarlo. Sin embargo, la historia no es sólo el relato de lo que ocurrió. También es el estudio de lo que ocurrió, y ahí ciertamente cabe la posibilidad del error.

Errores. Sea involuntariamente por ignorancia, o deliberadamente por tergiversación, es posible equivocar los hechos históricos. Si decimos que San Martín murió en la batalla de SanLorenzo, tal aserto sería un error evidente, y lo mismo si dijéramos que Argentina se enfrentó con Paraguay en 1860. Estos errores los produce el desconocimiento de los datos históricos. Tergiversar los hechos, por ejemplo con fines de propaganda, como cuando alguien dice que la aviación argentina logró una victoria aplastante sobre los ingleses en Bahía Agradable, también sería un error aunque hayapasado por vedad ajustada a los hechos en su día y durante algún tiempo después. Es la visión propagandística de la batalla que dieron los argentinos, y difiere significativamente de la verdad.

Mitos. En la tergiversación se incluyen también los mitos y las leyendas de la historia, porque la frontera entre error y falseamiento deliberado es tenue a veces. Lo que empezó como simple error, enocasiones alcanza cierta persistencia en las mentes de las personas porque parece apropiado (a veces, más apropiado que la verdad), razón por la cual se mantiene pese a los intentos de rectificación. Es el caso de la supuesta recibida con aceite caliente dada a los ingleses en la calles de Buenos Aires. La versión no es cierta, pero en la época se juzgó que caracterizaba bien el esfuerzo yvalor de los porteños, así que en cierto modo quedaba mejor que la verdad.

Leyendas. Son las que el pueblo elige creer sin preocuparse por si son verídicos o no. Las reputaciones históricas de Juan Manuel de Rosas o del general San Martín en la historia decimonónica de Argentina participan de esa calidad legendaria. O, más cerca de nosotros, personajes como Eva Perón o el Che Guevara. En estoscasos, la verdad histórica, ya de por sí fascinante, ha sido adornada por los admiradores o los hagiógrafos, a quienes importaba poco lo sucedido en realidad y prefirieron representar las cosas tal como deberían de haber ocurrido. Entonces la figura histórica alcanza una grandeza incuestionable en la imaginación popular, y sirve a las mismas funciones que una parábola o una fábula moral. Elrelato verídico, en comparación parece aburrido.

Controversias históricas. Es lo que ocurre cuando los historiadores, contemplando independientemente un conjunto de acontecimientos, entran en un debate sobre el significado de estos hechos argumentan, por ejemplo, que su importancia real es distinta de la parece a primera vista. A menudo los historiadores construyen teorías diferentes para explicarlo que ellos creen la sucesión más plausibles de los hechos o las causas más plausibles de lo ocurrido.
Hubo una época, por ejemplo, en que los historiadores que estudiaron los acontecimientos políticos previos a la unificación del Estado Argentino de la década de 1860 interpretaron los datos que disponían para aducir que Rosas, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, fomentódeliberadamente la división del país y era un asesino. Más tarde, hacia finales de la década de los cuarenta, pero teniendo en cuenta las nuevas pruebas documentales resulta que los hechos no fueron totalmente como los detallaron los enemigos de Rosas en ese momento. Ahora bien esa controversia, concretamente, parece zanjada. Pero no importa lo firme que parezca la conclusión a que han llegado algunos...
tracking img