Tragedia francesa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2092 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El gusto francés por la gran tragedia clásica
Las cosas no iban bien en España. Durante el siglo XVII los Reyes eran débiles, la nobleza sólo pensaba en ella y la economía sufría bastante. El horno no estaba para bollos. Pero el mundo literario reaccionó de forma espléndida y se ganó la calificación de ‘Siglo de Oro’. Francia también tuvo su época dorada gracias a tres dramaturgos: Corneille,Molière y Racine. El primero es el creador de la tragedia francesa clásica y triunfó en los escenarios parisinos con montajes como ‘El Cid’ o ‘Medea’
SARA MORENO 
A comienzos del siglo XVII España no estaba pasando por buenos momentos precisamente, pero eso sí, en literatura estábamos pletóricos. Luis de Góngora, Quevedo, Calderón de la Barca, Lope de Vega... hacían las delicias de los amantes delas letras provocando que se llamase a tal siglo de Oro. Por si no os habéis situado todavía, estamos en pleno periodo barroco.
¿Y qué pasaba en Francia? Pues que la aristocracia, como en España, derrochaba a troche y moche y alardeaba de sus refinados gustos literarios. Se llevaba el preciosismo, una tendencia nada popular que Molière atacó de forma cruel. Entonces las cosas cambiaron y se pusode moda una tendencia nueva, llamada burlesco.
El caso es que el género dramático (teatro) francés cambió radicalmente en cuanto a los temas: se dejó a un lado la farsa y la sátira y se impuso la tragedia de tipo histórico. Y quien mejor supo reflejar esta nueva tendencia fue Pierre Corneille, un escritor que había crecido en el seno de una familia humilde y que se había formado con los jesuitas.Tuvo diversos cargos públicos en su ciudad, Rouen, y mientras tanto aprovechaba para dar rienda a su imaginación. Con 19 años estrenó en París su primer trabajo, titulado Melita (1625) y tuvo un éxito atronador. Su estilo era bastante clásico. Después se atrevió con la tragicomedia Clitandre (1630) y con una tragedia, Medea (1635).
Precisamente eran las tragedias lo que mejor se le daba. Poralgo se le considera el creador de la tragedia francesa clásica. Quizás su mayor éxito fue El Cid (1636), a pesar de que los críticos la pusieron verde. Después vendrían más clásicos: Horacio (1640) y Cinna (1641), esta última con un éxito arrollador en la peripuesta sociedad parisina de entonces.
Edad dorada
Molière y Racine completan la terna de lujo
S. M.
La edad dorada de la literaturafrancesa debe mucho a tres figurones de su teatro: Corneille, Molière y Racine. Este último fue quien continuó el estilo y la obra de Corneille, aunque de una forma mucho más libre. Cuando comenzó a escribir, todo el mundo decía que se parecía demasiado a su predecesor. Andrómaca (1667) fue la obra que le consagró como autor trágico.
Después, libros como Ifigenia o Fedra reprodujeron con gran maestríala tragedia de la Antigüedad clásica. Racine da un final feliz a los tremendos conflictos que parece que nunca van a solucionarse, porque lo único que pretende es agradar al espectador. Los tres dramaturgos respetaban la clásica división de la escena en tres tiempos y su buen hacer no tenía nada que ver con el aire popular de Lope de Vega, por ejemplo, o la universalidad de Shakespeare, amboscontemporáneos suyos, aunque sí hicieron un teatro de gran calidad.
Molière ironizó mucho con las costumbres de su tiempo y hoy en día sigue representándose porque el público se sigue divirtiendo con sus ingeniosas historias. Este nunca alcanzó la seriedad y el rigor dramático de Racine, ni falta que hizo, porque sus comedias son de lo mejorcito que hay.
Héroes clásicos.
Tras el estreno de ‘ElCid’ (en la foto Plácido Domingo representándolo de manera espléndida), Pierre Corneille se atrevió con la comedia. ‘El mentiroso’ (1643) tiene fama de ser la mejor comedia francesa anterior a las de Molière. Los franceses estaban encantados con el tipo de teatro clásico, basado en los modelos griegos y romanos, y despreciaban un poco lo que estaba haciendo Shakespeare.
En 1647, el dramaturgo...
tracking img