Transformers

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1368 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El alba

Las auroras pálidas, 
que nacen entre penumbras misteriosas, 
y enredados en las orlas de sus mantos 
llevan jirones de sombra, 
iluminan las montañas, 
las crestas de las montañas rojas; 
bañan las torres erguidas, 
que saludan su aparición silenciosa, 
con la voz de sus campanas 
soñolienta y ronca; 
ríen en las calles 
dormidas de la ciudad populosa, 
y se esparcen enlos campos 
donde el invierno respeta las amarillentas hojas. 
Tienen perfumes de Oriente 
las auroras; 
los recogieron al paso, de las florestas ocultas 
de una extraña Flora. 
Tienen ritmos 
y músicas armoniosas, 
porque oyeron los gorjeos y los trinos de las aves 
exóticas. 

Su luz fría, 
que conserva los jirones de la sombra, 
enredóse, vacilante, de los lotos 
en las anchashojas. 
Chispeó en las aguas dormidas, 
las aguas del viejo Ganges, dormidas y silenciosas; 
y las tribus de los árabes desiertos, 
saludaron con plegarias a las pálidas auroras. 
Los rostros de los errantes beduinos 
se bañaron con arenas ardorosas, 
y murmuraron las suras del Profeta 
voces roncas. 

Tendieron las suaves alas 
sobre los mares de Jonia
y vieron surgir a Venus 
de lassuspirantes olas. 
En las cimas, 
donde las tinieblas eternas sobre las nieves se posan 
vieron monstruos espantables 
entre las rocas, 
y las crines de los búfalos que huían 
por la selva tenebrosa. 
Reflejaron en la espada 
simbólica, 
que a la sombra de una encina 
yacía olvidada y polvorosa. 

Hay ensueños, 1

hay ensueños en las pálidas auroras... 
Hay ensueños, 
que se envuelven en sus jirones de sombra... 
Sorprenden los amorosos 
secretos de las nupciales alcobas, 
y ponen pálidos tintes en los labios 
donde el beso dejó huellas voluptuosas... 

Y el Sol eleva su disco fulgurante 
sobre la tierra, los aires y las suspirantes olas.
 
RicardoRaúl Jaime (Córdoba, 16 de enero de 1955), es un político argentino. De profesión ingeniero agrimensor, ocupó diversos cargos públicos en las provincias de Córdoba y Santa Cruz, y el de secretario de Transporte de la Nacion.2

MEJOR QUE EL VINO
Manuel Rojas
Santiago de Chile. Edit. Zig-Zag.
7ª edición, agosto de 1982.

-USTED se acuerda: yo era muy joven, mi madre había muerto y mi padre estaba en alguna parte, tal vez en Ushuaia, condenado a muchos años de presidio; mis tres hermanos habían desaparecido.
Yo también era un desaparecido, lo soy aún. No sé, y quizá nosabré nunca, dónde están ellos , y ellos tampoco saben, ni sabrán dónde estoy yo. Puede que alguna vez nos encontremos y nos reconozcamos (no es fácil, por cierto, pero tampoco es imposible. Al maestro Menares, el carpintero, le pasó algo curioso: se le deshizo el hogar de repente -cosa que ocurre mucho a los pobres- y el salió al mundo como tras un empujón. Durante algunos años no supo de su madreni de sus hermanos. Un día, mientras almorzaba en un figón, a muchas leguas de pueblo nativo, advirtió que una de las muchachas que servían las mesas se pareciá a su madre. Le habló: era su hermana). Pero usted sí sabe dónde estoy: estoy aquí, a bordo del vapor "Chiloé", en la bahía de Corral, y acabo de despertar. Me despertó la sirena del barco; soñaba con mi primera llegada a Chile, en 1912.Estramos en 1921, es decir, han transcurrido nueve años; tengo veinticinco. Es ya un hombre, dirá usted. Puede que lo sea, aunque no lo siento así y creo que nunca llegaré a ser un hombre, un hombre hecho y derecho, terminado, como un perno. Me parece, siempre, que me falta algo. No sé si usted se habrá dado cuenta de que existen individuos que no necesitan nada y que lo rechazan todo; están ya...
tracking img