Trastorni mental

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 41 (10223 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 7 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El trastorno mental transitorio: implicancias jurídicas y médico-legales
Juan Carlos RomiAlcmeon, Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica, vol. 8, Nº 2, octubre de 1999, págs. 113 a 134IntroducciónIntentaremos hacer algunas reflexiones sobre un problema médico legal de frecuente observación, como es el de evaluar ciertas perturbaciones mentales de carácter agudo, en el marco delictivo,para que el juzgador pueda determinar el grado de imputabilidad o no, del sujeto inmerso en un delito.El problema que plantea nuestro código penal a través del artículo 34 es drástico: imputabilidad o inimputabilidad de acuerdo a que el sujeto presente o no las eximentes que contempla el inciso 1º. Nosotros pensamos que, así como el Código Civil establece el artículo 152 bis, que contempla lainhabilidad civil como producto de que el sujeto en cuestión presente algún tipo de perturbación, que lo disminuya en sus facultades mentales sin llegar a la "demencia en sentido jurídico" que contempla el artículo 141, en el Código Penal debería existir algún artículo que contemple la "imputabilidad disminuída" (semialienación o semienajenación) como en el Código Penal español.El contar con dichaposibilidad jurídica, evitaría las discusiones que suscitan ciertas circunstancias especiales que crean algunas perturbaciones mentales agudas desde el punto de vista médico-legales, que si bien no cumplen con las plenas condiciones de las eximentes que contempla el art. 34 CP, tampoco se pueda afirmar que el sujeto no haya presentado algún tipo de disminución de la plenitud de las facultades mentalesbajo la forma de atenuación de la capacidad para delinquir.Es frecuente observar que tales circunstancias de atenuación de la imputabilidad se intentan suplir, con la graduación de la pena desde el punto jurídico, o con el "forzamiento" de la figura de la emoción violenta (art.81 inc.1º CP) que no siempre encuadra en el plano de la realidad médico legal, ya que dicha figura es eminentementejurídica y no tiene un correlato psiquiátrico concreto.Por lo expresado, postulamos la posibilidad de describir las perturbaciones mentales que generan estas discusiones y hacer una delimitación médico legal, como lo hace la escuela española.ConceptoEl término trastorno mental transitorio (TMT) tiene su origen en el CP español de 1932. El jurista español Jimenez de Asúa jugó un rol importante en suredacción y propuso que, junto al enajenado que resultaba exento de responsabilidad criminal se encontraba también "el que se hallare en situación de inconsciencia".El psiquiatra valenciano José Sanchis Banús objetó el término "situación de inconsciencia" por impreciso, y postuló el de "estado de inconsciencia" que supone admitir como motivo de exención una perturbación transitoria del psiquismo ligadaa la acción de alguna causa exógena. Lopez Ibor dijo que el TMT "es como un enajenado que lo fuera por breve tiempo" y Quintano Repollés lo vio como el reverso del intervalo lúcido y dijo: "el TMT es el intervalo no lúcido".Nuestro Código Penal contempla como eximente en el art. 34 inc. 1º, a la alteración psíquica plena que se aprecia como un TMT completo bajo la forma de estado deinconsciencia, hecho que no trae mayores problemas para hacer el correlato médico -jurídico. El problema se plantea cuando el TMT, a pesar de ser evidente o notable, no alcanza la plenitud requerida para la instalación de un estado de inconsciencia; se trataría entonces de un TMT incompleto y por lo tanto, sólo sería un atenuante, no contemplado taxativamente en nuestro Código Penal. Por otra parte, lasfiguras que de alguna manera intentan cubrir estas circunstancias, son eminentemente jurídicas, sin correlato psiquiátrico forense, como es el caso de la llamada emoción violenta.Durante muchos años se exigió, para establecer el diagnóstico de TMT, que la reacción anómala del sujeto tuviera un trasfondo patológico. Algunos autores, como Alonso Fernández, dicen que hay estados psíquicos que pueden...
tracking img