Tratado De Medianeria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4617 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de octubre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tratado de Medianería con Chile de 1866 y el Silala
Luis Antezana Ergueta

Cuando Mariano Melgarejo asaltó el gobierno en diciembre de 1864, estaba vigente la decisión del Congreso boliviano de 1863 que autorizó al Gobierno Nacional declarar la guerra a Chile “siempre que no se llegase a una solución compatible con la dignidad nacional”. Sin embargo Melgarejo, con motivo del conflicto surgidoentre España con Chile y Perú, rompió la decisión congresal y dictó un memorándum que expresaba: “que olvida los motivos de animadversión contra Chile y ofrece a dicho Gobierno todos sus recursos para ayudarlo en la gran contienda que libra contra España”. Previamente, en marzo de 1866, el siniestro gobernante dictó un decreto que “suprime las fronteras de su patria y establece la comunidad deciudadanía de América”, acto que elogió el delegado de Bolivia en Lima, Juan de la Cruz Benavente diciendo que “Bolivia es de los americanos, y los americanos son de Bolivia”.

Desde ese momento la prensa chilena no escatimó alabanzas para endiosar a Melgarejo y acreditó como su embajador ante el Gobierno de Bolivia, en La Paz, a Aniceto Vergara Albano, quien ganó la voluntad y simpatía deMelgarejo, se hizo su confidente y consejero y ningún asunto de importancia era resuelto por aquel gobernante sin la aprobación del ministro chileno. Es más, por instrucciones de La Moneda, Vergara invistió al Gral. Melgarejo con el grado de General de División del Ejército de Chile “en vista de los grandes méritos del Capitán del siglo”. Así, la Legación chilena empezó a usar toda clase de recursos paraapoderarse del Litoral boliviano. Algo después, obsequió a Melgarejo el caballo ´Holofernes` y hasta la universidad chilena le declaró “Doctor Honoris Causa”.

Enseguida, el canciller chileno, Álvaro Cobarrubias, instruyó a Vergara Albano procurase negociar un tratado de límites “y aprovechar la favorable coyuntura que para ello se presenta”. Por entonces llegó a Bolivia el Barón de la Riviere,de la Casa Arman, para rectificar un contrato de guanos de 1837, el mismo que fue aprobado por Melgarejo por el cual se vendía un millón y medio de toneladas de guano a razón de cinco pesos la tonelada, para aliviar así la bancarrota económica en que se encontraba el país. Finiquitado ese negociado, Vergara Albano se dio a la tarea de suscribir un tratado de límites con Bolivia, sobre basespreviamente redactadas y establecidas por el mismo diplomático y que fueron plenamente aceptadas por Melgarejo. Entonces, el Ministro chileno envió el texto del convenio a Santiago, Chile para su revisión con la recomendación siguiente: “Introduzcan en él todas las modificaciones que quieran, pues Melgarejo ordena a su ministro Donato Muñoz, para que firme como ustedes se lo presenten”. Ese Tratado fuesuscrito en 1o. de agosto de 1866 en Santiago.

Por ese Tratado Bolivia perdió un rico territorio, pero además convino con la explotación a medias de recursos naturales. No obstante la división territorial establecida debía existir una comunidad de explotación del guano descubierto y por descubrirse, así como debían dividirse los derechos de exportación sobre los minerales del territoriocomprendido entre los paralelos 23º y 25º. Además, Bolivia se obligaba a habilitar el Puerto de Mejillones bajo control de Chile, para efectos de la comunidad. Serían libres de todo derecho de exportación los productos comprendidos entre el paralelo 24º y 25º, que sean extraídos por el puerto de Mejillones.

La comunidad de explotación únicamente beneficiaba a Chile, ya que los productos chilenos nopagaban impuestos en el sector comprendido entre los 24º y 25º, en tanto que se hacía efectivo dicho cobro en la zona boliviana de los 23º y 24º. Al suscribirse el Tratado, eminentes tratadistas criticaron ese convenio como “fruto monstruoso de los anales internacionales” y el diplomático chileno Marcial Martínez afirmó que “es la última expresión del absurdo”. El historiador Carlos Alberto...
tracking img