Tres claves para la lectura de la obra de peter handke: la imagen, la narración, el viaje eustaquio barjau

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5447 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tres claves para la lectura de la obra de Peter Handke: la imagen, la narración, el viaje
EUSTAQUIO BARJAU
Universidad Complutense de Madrid eumusfil@hotmail.com

Recibido: 2 de febrero de 2009 Aceptado: 5 de abril de 2009 RESUMEN De la mano de las tres claves señaladas en el título, en el presente artículo se intenta esbozar el sentido general de la obra de P. Handke como búsqueda de lo quecabría llamar "el paraíso olvidado": un paraíso (terreno, por supuesto) que no es ni el "paraíso perdido" ni el "paraíso recobrado" (Milton) ni el paraíso al que se podría entrar por la puerta trasera (Kleist), sino el paraíso que tenemos al lado mismo de nosotros y que extrañas fuerzas que no sabemos de dónde vienen (Kafka) nos han impedido ver durante siglos. Un intento de "hacerse digno dehabitar la Tierra" (P. Handke). Palabras clave: imagen, narración, viaje, Peter Handke, Dankrede.

Three keys to reading the work of Peter Handke: image, narration, journey
ABSTRACT By means of the three key words stated in the title, the present article aims to outline the general meaning of Peter Handke's work, as a search for what could be named "the forgotten paradise": a paradise (an earthlyone, naturally) which does not correspond with a "paradise lost" or "paradise regained" (Milton), but rather that paradise which is so close, but which we are not able to see because strange forces, whose origin we ignore (Kafka), have prevented us from noticing it. An attempt to "become worthy to inhabit the Earth" (P. Handke). Palabras clave: image, narration, journey, Peter Handke, Dankrede.Cuadernos de Filología Alemana 2009, Anejo I, 47-56 ISBN: 978-84-669-3074-1

Eustaquio Barjau

Tres claves para la lectura de la obra de Peter Handke...

El año 1973 P. Handke ganó el premio Büchner de Literatura, un galardón que concede anualmente la Academia Alemana de la Lengua y la Literatura y que, en el ámbito de las letras alemanas, viene a corresponder a lo que es el premio Cervantesen el del mundo hispano. En el discurso de agradecimiento, pronunciado por este autor en Darmstadt, la sede de esta entidad (publicado en el anuario de la “Deutsche Akademie für Sprache und Dichtung” y que apareció traducido y glosado por mí en el número 214 de Revista de Occidente - marzo de 1999 ) se encuentran, a mi entender, las claves de lectura que he citado en el título de este artículo yde las que voy a ocuparme en las páginas que siguen. Se trata, en esta “Dankrede”, de un discurso errático y bastante alejado de los hábitos y convenciones frecuentados en estos casos. En él, en una especie de monólogo interior, Handke nos habla de diversas cosas, que aparentemente no tienen nada que ver con su obra literaria, desde incidentes con su casero y recuerdos de infancia hasta intentos deinsultar a Nixon y a los generales chilenos. Por aquel entonces este autor tenía 31 años; eran los tiempos de la guerra del Vietnam, del postsesentayochismo, del golpe de estado de Augusto Pinochet. El discurso, para seguir moviéndose en el plano de lo inconvencional, termina dando las gracias a la Academia por el dinero que va aparejado al premio (importe, dicho sea de paso, que Handke, alrenunciar a este premio como protesta por la actitud de Alemania ante la guerra de los Balcanes, devolvió a la entidad que se lo había entregado). Pues bien, entresaco tres breves pasajes de este discurso que estarían en la base de las tres claves que propongo para la lectura de la obra de este autor y sobre las que voy a hablar en estas páginas. En el primero de estos pasajes el autor se refiere a unafotografía de un prisionero de un campo de concentración nazi. De esta imagen a Handke le llama la atención algo que puede haber pasado inadvertido al espectador: éste verá seguramente –y el fotógrafo probablemente se ha esforzado para que esto sea así– unas mejillas hundidas, unos ojos saltones, unos huesos sobresaliendo por debajo de la piel. Nuestro autor advierte otro detalle, la posición...
tracking img