Triptofanito

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 62 (15259 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
£ 1 9 7 8 . Julio Frenk Derechos exclusivos de edición en castellano reservados para los países de habia hispana. C 1978. Editorial Planeta Mexicana. S.A. de C.V. Bajo el sello editorial JOAQUÍN MORT1Z Avenida Presidente Masarik núm. 11 1. 2o. piso Colonia Chapultepec Morales C P . 1 1570 México. D.F. www.editorialpIaneta.com.mx Primera edición: septiembre de 1978 Trigésima séptima reimpresión:junio de 2008 ISBN: 968-27-0455-5 Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la portada, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, sin permiso pre\ io del editor. Impreso en los talleres de Litográflca Cozuga. S.A. de C.V. Av. Tlatilco núm. 78. colonia Tlatilco. México. D.F. Impreso y hecho en México - Prinied and made in México PRÓLOGO
Nuestra historia comienza en una granja. Esta granja era muy hermosa. En ella había verduras, frutas, vacas, toros y muchas, pero muchas, gallinas. Además, en la granja vivía un granjero. El comía las verduras, las frutas, la leche, la carne y los huevos que se producían en su granja. Gracias a esto el granjero vivía como un rey. Ya hemos dicho que en la granja había muchísimas gallinas. Comoustedes comprenderán, había también una gran cantidad de huevos. Uno de estos huevos era la casa de una bella familia: la familia Pro teína. La familia Proteína era muy feliz. Estaba formada por muchos miembros. Todos ellos vivían muy unidos y por eso constituían una familia. Ustedes saben que los miembros de una familia c o m ú n y corriente se llaman papá, mamá, hermanos, abuelos, primos y tíos.Pues bien, los miembros de la familia Proteína tenían un nombre especial: todos ellos se llamaban aminoácidos. Por otra parte, cada miembro de una familia común y corriente tiene su propio nombre. En una familia puede haber muchos hermanos. Todos ellos son hermanos, pero uno se llama Luis, otro Pepe y otro más María. Lo mismo ocurría en la familia Proteína. Todos los miembros eran aminoácidos, perocada uno tenía su propio nombre: uno se llamaba Glutamito, otro Aspartito; había también una muchacha muy bella llamada Lisina. Y así vivían en el huevo muchos otros aminoácidos, algunos más fuertes, otros más débiles, pero todos ellos muy unidos para formar la familia Proteína. El jefe de la familia se llamaba Triptofanito. Los aminoácidos vivían felices 'dentro de su casa. Sin embargo, ellosdeseaban salir del huevo para conocer nuevos mundos. El más ansioso de todos era Triptofanito. Triptofanito había soñado siempre con realizar emocionantes viajes. El estaba lleno de un gran espíritu de aventura y de una inmensa curiosidad por comprender todo lo que ocurría a su alrededor. Triptofanito había oído hablar, alguna vez, de un reino fantástico. Este reino estaba formado por maravillososcondados.donde ocurrían las cosas más fabulosas de la vida. El reino se llamaba el Cuerpo Humano y su rey era el granjero. *

Desde aquel entonces, Triptofanito había tomado una decisión: hacer un viaje al Cuerpo Humano. Para ello, había platicado con los demás aminoácidos sobre sus planes. Como la familia Proteína era muy unida y entusiasta, todos habían aceptado la idea de explorar el CuerpoHumano. Triptofanito no hacía otra cosa más que pensar en lo emocionante que sería visitar aquel reino. Se imaginaba sus condados, sus habitantes, sus aventuras. Pero el tiempo pasaba y la familia Proteína no p o d í a salir de su casa. Triptofanito se desesperaba. El sabía que afuera del huevo le esperaba un mundo de seres, de lugares y de experiencias sorprendentes. Sabía que afuera le esperabala vida. Por este motivo, Triptofanito estaba resuelto a realizar su viaje a toda costa. Un buen día, por fin, Triptofanito sintió que su casa se movía. Después el cascarón se rompió. La familia Proteína empezó a caer en una inmensa caverna. Como Triptofanito era muy listo, en seguida se dio cuenta que estaban entrando ni más ni menos que en la boca del granjero. ¡Imagínense la emoción que...
tracking img