Ttyt

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 41 (10078 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El educador marista
volumen I, 1983

Lluís Serra Llansana, fms

1. ROSEY: INFANCIA Y ADOLESCENCIA (1789-1805)
Rosey era una aldea de las muchas que componían el ayuntamiento de Marlhes, que agrupaba 2700 habitantes. El lugar, muy atractivo, daba escaso margen a la fertilidad; las condiciones eran poco fáciles; la vida, ruda. El calendario señalaba el año de la Revolución Francesa: 1789.Catorce años antes, Juan Bautista Champagnat, 19 años, había contraído matrimonio con Mª Teresa Chirat, de 29 años, de la aldea de Malcoignière. Ella pasó a vivir a Rosey, donde se dedicaba al comercio de telas y encajes, debiendo ampliar el negocio con la agricultura y los trabajos del molino.
El día 20 de mayo, miércoles de rogativas, Mª Teresa dio a luz a su noveno hijo: Marcelino. Tres habíanfallecido en edad temprana, al igual que sucedería después con el décimo y último. Dos semanas antes, el 5 de mayo, se habían inaugurado en Versailles los Estados Generales. Se alumbraba una nueva época: la Edad Contemporánea.
Al día siguiente, jueves de la Ascensión, el bebé fue llevado a la pila bautismal de Marlhes, actuando de madrina su prima Margarita Chatelard, y de padrino, su tío MarcelinoChirat, que le legó su nombre. Pasó a llamarse Marcelino José Benito.
Mientras Marcelino vivía sus primeros meses y su madre le proporcionaba con esmero los cuidados necesarios, los acontecimientos nacionales se sucedían con rapidez. En junio, el Tercer Estado se proclamó Asamblea Nacional y, en julio, se transformó en Constituyente.
La Bastilla, símbolo de la autoridad real y del absolutismo,caía el 14 de julio. El miedo se apoderó de Francia. El temor flotaba en el ambiente. Juan Bautista, su padre, hombre abierto, acogedor, comprensivo y con espíritu de iniciativa, tomó el pulso de la historia participando en primera fila. Poseía elevado nivel de instrucción. Su escritura impecable, su facilidad de hablar en público, así como su capacidad de dirección, son prueba de ello. Ejerciendoya entonces funciones de cargo, fue nombrado coronel de la Guardia Nacional del departamento de Marlhes.
Se vislumbraba la aurora de una nueva época. El Antiguo Régimen se deshacía en jirones.
En 1791, Juan Bautista aceptó el cargo de secretario del ayuntamiento de Marlhes, a la sazón cabeza de partido. Casi un año antes se había promulgado la Constitución Civil del Clero, por la cual lossacerdotes y obispos pasaban a ser funcionarios del Estado. Además de suprimir una clase social privilegiada, se pretendía formar una iglesia nacional, sometida al Estado, independiente de Roma. El clero quedó escindido en juramentados y refractarios. Para sustituir a estos últimos, leyó desde el púlpito, ante la negativa del sacerdote Allirot a hacerlo, la convocatoria de elección en Saint-Étienne.Debió prodigarse en actuaciones públicas: discurso de exaltación de la Constitución; inspección de pesas y medidas; lectura de la carta pastoral de monseñor Lamourette, obispo constitucional del Ródano y Loira, penetrado de ideas progresistas; redacción del proceso verbal correspondiente a una negación de mosén Allirot; prohibición de que las fondas dieran de comer y beber durante los oficiosreligiosos...
Obtuvo el primer lugar en la votación como delegado para elegir a los diputados de la Convención. Con la caída de la Monarquía, hubo cambios en el ayuntamiento de Marlhes, pero Juan Bautista conservó su cargo de secretario, asumiendo, además, otras funciones de menor rango. Durante la Convención fue nombrado Juez de Paz.
Pese a servir a los ideales revolucionarios, encuadrado dentro delos jacobinos, partido de extrema izquierda, dio prioridad a las realidades concretas de su pueblo, salvaguardando los intereses de sus habitantes. El comisario Benito Oignon, viendo que sus órdenes no eran ejecutadas con prontitud, le dio de compañero a su primo J-P. Ducros, jacobino furibundo. Juan Bautista influyó notablemente en sus decisiones, ya que, en el fondo, era un hombre de carácter...
tracking img