Un cuento de terror

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1061 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de noviembre de 2015
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pesadilla o Realidad?

Era una noche oscura y fría, iba por la ruta. Eran las 3 de la mañana, mi auto parecía que se había averiado en la carretera pero en realidad le faltaba naftalina y tuve que ir a buscar ayuda, así que me adentre a un camino que se dirigía al bosque, oscuro y tenebroso. Supuse que encontraría a alguien que me ayudaría, o eso esperaba… El tiempo no era de lo mejor,pareciese que se acercaba un vendaval ya que había demasiada tierra en el aire. Había llegado desde Entre Ríos a Buenos Aires para visitar a un viejo amigo. Era una locura, estar aquí en estas altas horas de la noche sin nada más que una linterna y un pucho. Me sentía como un lobo solitario que aúlla a la luna.
Después de merodear un buen rato, ya empezaba a perderla cordura. Me encontraba en una arboledasin salida. Entre los vaivenes de mi vista, pude divisar una cabaña, me recordaba mucho a una cabaña de mi pueblo, cuando mi madre me pidió que fuera a comprarle lana, ella era una persona que le gustaba mucho tejer. Me dirigí a la maciza puerta de roble que estaba entreabierta, como si alguien estuviera esperando a alguien. Al adentrarme a la casa profunda y silenciosa pude distinguir una sombraa lo lejos, atrás en el patio. En un abrir y cerrar de ojos, desaparece.
Proseguí a investigar la casa, y después de un rato escuche un ruido; el sonido venia impreciso y sordo, causaba escalofríos desde los pies a la cabeza. Pero después recobre la cordura y seguí hasta lo que parecía una cocina.
Al llegar a dicho lugar, las fuentes de comida estaban tan arregladas que parecía que alguienviviera aquí, aunque una no haya encontrado ni un alma. Sobre la mesa encontré una carta manchada con sangre. En ella, decía lo siguiente: ”Oh querida mía, alma de diamante, el cura, enemigo de la familia, no nos dejó casarnos… Lo siento mucho, deje nuestro recuerdo en…” Lo demás era ilegible por la sangre que había.
Sin darle mucha importancia a la carta, seguí mi investigación de la casa, sintiendoque, cada vez, sentía más miradas sobre mi espalda, como si la casa me estuviera vigilando.
Me propuse a ir al piso de arriba, sin saber lo que me esperaba. Al llegar, había un largo pasillo con muchas puertas trabadas. Intentaba abrirlas pero era imposible. Y de repente, la puerta del fondo se abrió misteriosamente. El corazón me empezaba a latir más fuerte y como si galoparan 20 caballos sobre mipecho. Con un mal presentimiento, tomé coraje y fui a aquel cuarto.
Al abrir la puerta, me encontré lo peor… Una mujer vestida de novia colgando del techo. Viéndole las manos como erizos plateados por la luz de la luna que entraba por la ventanilla rota, distinguí una llave media oxidada. Dudando un poco, la agarre con mi mano temblorosa y sudorosa. Sobre la pared noté una frase escrita ensangre, “La voz de la estatua guiara tu camino”. No entendí a qué se refería y salí del cuarto. Intente abrir las puertas con la llave, sin embargo, ninguna cedía.
A través de una ventana note que el patio de la casa era un jardín descomunal, pero mal cuidado y en el final se encontraba una estatua, deduciendo al instante que esto era lo que se refería la frase.
Rápidamente, sin pensar en ninguna delas cosas que vi hasta ahora, me dirigí al patio, como si estuviera siendo atraído hacia él. Me pregunto que hubiera hecho mi hermano, es muy valiente e inteligente, y le gusta este tipo de cosas extrañas, solo en ese momento me acorde de él que no veía hace mucho tiempo.
Llegando a la puerta de cristal que daba al patio, sentí por unos momentos que alguien me vigilaba, que tenía su mirada clavadaen mí. Me di vuelta, con la esperanza de que no haya nada ni nadie... y así fue. Un suspiro y abrí la puerta. Un olor a putrefacción venia de una alcantarilla, parecía una rejilla que estaba a unos metros de la entrada. A lo lejos, no se veía absolutamente nada, era una neblina oscura. Sin poder distinguir algo, valientemente fui a investigar. El olor a muerto seguía en el aire, pero seguí, como...