Un dia colonial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (452 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Había una vez hace mucho, mucho tiempo, un lugar muy hermoso y especial que todos conocemos y queremos, es el lugar donde vivimos.
Pero en aquella época todo era diferente: sus calles eranempedradas, sus casas eran de techos bajos con amplias ventanas enrejadas, y la gente, se levantaba cada mañana, cuando cantaba el gallo, porque no existían los relojes!
Por las noches encendían velas yfaroles para iluminar…porque tampoco existía la luz eléctrica!
Un día, en una de esas casas, con sus hermosos peinetones y sus graciosos abanicos, las damas patriotas conversaban en el gran salón frentea la ventana.
Junto a ellas, los señores comentaban las grandes novedades que se avecinaban ese hermoso día de Mayo de 1810.
Desde la calle se escuchaban sin cesar los pregones de losvendedores…¿quieren escucharlos?
(Ingresan los vendedores, por último el escobero: representando a el negrito Domingo)
Aguatero : Vilma
Empanadas: Elizabeth
Velero-Farolero: Dana
Mazamorrera: ClaudiaLavandera: Laura
Escobero: Mara

“- Escobas, escobitas, para dejar la casa limpita...”

Ese era el negrito Domingo, que por si no lo saben, era muy, pero muy curioso.
Y de tan curioso que era, queríasaber cuáles eran las noticias de la que hablaban los grandes señores y las elegantes damas.
Entonces, el muy pícaro decidió cambiar su pregón:
- “Mis escobas limpian solas... ¡Son escobasencantadas que me fabrican las hadas!
Cuando escucharon al negrito Domingo, las damas y caballeros, se asomaron a la ventana muy intrigados y lo invitaron a pasar, para poder observar de cerca esasmaravillosas escobas.
- Sí, señoras y señores... ¡Son escobas mágicas! ¿Quieren verlas? -decía mientras intentaba que una de las escobitas se parara sola y comenzara a barrer el salón. Ypor supuesto, como la magia no le salió, las damas comenzaron a mirarlo con desconfianza. Entonces Domingo, muy avergonzado y con la cara tan roja como un tomate, les confesó:
-...
tracking img