Una confesión (poema)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1979 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una confesión

He pensado a menudo durante los últimos días si debía, si quería dejarte una carta que no fuera sólo una despedida sino también una confesión de mis sentimientos más profundos, de mis sensaciones menos evidentes, de mis miedos desnudos, pero sobre todo de mis sueños, de esos que nunca llegué a compartir contigo a pesar de que tu eras la protagonista, la única protagonista y razónde ser de los mismos.

Al final he decidido escribirla y entregártela, aunque aparentemente carezca de sentido y sólo pueda acrecentar el dolor, si en realidad puede existir uno más grande que tener que dejar a la persona que se ama contra la propia voluntad. Siempre intenté ser sincero contigo, comunicarte mis sensaciones, compartirte mis sentimientos. Pero sabemos que no siempre es posible,menos en las condiciones adversas, en ocasiones áridas, que desde el inicio tuvimos que enfrentar. De una cosa puedes estar segura: te amo, te amé de una manera que nunca había amado, de una manera que nunca más volveré a amar, porque lo que hace único el amor que te tengo, que te tuve, no viene sólo de mí sino también de ti. Esta confesión que te dispones a leer es mi regalo de despedida, al mismotiempo una liberación de lo que muchas veces quise decir y nunca tuve el valor de hacer.

No encuentro las palabras para describir la emoción que me llena cuando revivo en mis recuerdos cada uno de los momentos que pasé a tu lado, desde el primer beso, aquél beso prohibido en donde cedimos a la pasión, que abrió paso a un lento pero inevitable desenlace. Recuerdo esos primeros encuentros depuro frenesí, casi un año después, con la razón cegada, con una agitación de adolescentes, que terminaron en días intensos en los cuales lo único oscuro y frío era el invierno que nos rodeaba, que no penetraba en la habitación en donde imperaba una atmósfera de complicidad, pero al mismo tiempo de lucha, de búsqueda del otro, que nos llevó a descubrirnos mutuamente, a entregarnos poco a poco más alládel cuerpo, desvelando lo que realmente somos. Fue quizás allí que me enamoré de ti, al darme cuenta de que más allá de la inmensa belleza que te rodea exteriormente, tus contornos finos, elegantes, angelicales, se proyectan hasta lo más interno de tu ser. Esos momentos para mí fueron el desentierro de un tesoro, al mismo tiempo el nacimiento de un nuevo ciclo de mi vida, hijo de la realidad y lautopía.

No puedo negar que lo que estaba por venir sería difícil, a veces incómodo para mí, pues me estaba enamorando pero al mismo tiempo nuestras circunstancias nos impedían vivir una relación normal. Fue una situación que acepté y traté de aprender a llevar de la mejor manera, convencido de que lo recibido en nuestros momentos de intimidad, compensaba todo lo demás. Sin embargo, fueronmuchas las ocasiones en las cuales sentí que no podría soportar amar a escondidas, más cuando a menudo percibía que para ti era sencillo, natural, indiferente, mientras yo sufría ante tu impasibilidad; añoraba una relación sin cadenas, en donde pudiera ser yo mismo con la mujer que estaba aprendiendo a amar sin disimulos, reservas o pretextos.

Pero como frente a toda situación duradera, el serhumano sólo tiene tres vías: o cambia las cosas si está en su poder, se adapta, o muere. Nunca tuve la valentía de hacer nada para cambiarlo; entendía tus razones a pesar de lo difícil que me resultaba, al final había sido yo quien había entrado en ese juego. Morir, o dejar morir lo que estaba naciendo pocas veces lo contemplé con seriedad, al contrario de lo que pudiste llegar a pensar, pues era talel grado de fascinación por ti al que había llegado, que cada momento compartido a tu lado neutralizaba la desazón que en público me causaba tu lejanía. Así que me adapté, quizás sea más acertado decir que me acostumbré, pues nunca renuncié a exigir en mi interior una relación plena, libre y sin temores.

Paradójicamente, esa situación de tensión y contradicción en la que viví los primeros...
tracking img