Una crónica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1311 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¡Un día de cárcel injustamente, a nadie se lo deseo!

Mi nombre es Leda María Barahona Sánchez, tengo 52 años, soy madre de seis hijos, divorciada, fui maestra de escuela, estudié derecho, trabajé como asesora en la Asamblea Legislativa y ahora me dedico a los bienes raíces, vivo en Moravia, sólo con mi hijo menor Kavin. A mis otros hijos los veo cada semana, ya están grandes.

En una de lasfincas que administro en Limón, existe un problema judicial porque un quiere apropiarse de esa finca… Un día de cárcel injustamente, a nadie se lo deseo.

Era viernes, recuerdo, 20 de agosto, eran las ocho y treinta de la mañana, tocaron el timbre de mí casa, abrí la puerta y salí hasta el portón de reja, pregunte que desean; eran dos hombres altos y uno de ellos dijo: somos oficiales del OIJ yandamos buscando a Leda María Barahona Sánchez y nos dijeron vivía en esta casa, entonces yo les dije, soy yo, el que andaba corbata roja dijo: tiene que acompañarnos, la fiscalía de fraudes la acusa de falsedad ideológica y de obstrucción a la justicia.
Me detuvieron, me esposaron y me llevaron a unas celdas en San José, eran ya las ocho y cincuenta de la mañana, de ese oscuro día, sentí que elmundo se me venía encima, porque al menos tres vecinas estaban viendo mi detención, pero me dije, cálmate Leda, veamos que es primero.

Pasaron varias horas, llegó la tarde, yo estaba en el sótano y hasta aquella celda oscura en donde me encontraba, llegó una mujer con chaleco negro, sí, era una mujer alta, la custodia de cárceles, de nuevo me puso las esposas y me dijo en tono fuerte ¡vamospara arriba, tiene una audiencia!, subimos en ascensor, muy rápido llegamos al destino, pasamos por unos pasillos largos y llegamos a una sala grande, con un escritorio grande al frente y un sillón ejecutivo negro, a los lados un escritorio a la derecha y otro a la izquierda con tres sillas cada uno. Al lado derecho estaba un hombre y una mujer sentados, igualmente al lado izquierdo un hombre y lanegra Matilda, mi abogada, ahí me sentó la custodia de cárceles. Bueno era una típica sala de juicios.

De pronto ingreso un hombre joven de unos veinticinco años, se dirigió hacia la esquina frontal, llevaba unos papeles en la mano, parecía un expediente, se sentó en una silla corriente, frente a él una computadora; a los dos minutos anunció ¡de pie! Y todos los que estábamos en la sala dejuicios, nos pusimos de pie e ingreso una señora muy bien vestida, con traje sastre azul y dijo: ¡pueden sentarse!, y todos nos sentamos.

De inmediato el joven que estaba frente al computador; ( después me di cuenta era el secretario) dijo: “ Siendo las catorce horas con trece minutos del veinte de agosto del dos mil diez, se constituye este Juzgado Penal de San José en audiencia privada, paraconocer la solicitud de imposición de medidas cautelares realizada por el señor fiscal del Ministerio Público en contra de Leda María Barahona Sánchez de conformidad con los artículos 237…del Código Procesal Penal, a quién se le acusa del delito de Falsedad ideológica y otros.

Había un defensor público, se le concedió la palabra y solicito permiso para retirarse de la audiencia, en razón de que yotenía una defensora particular.

Recuerdo, que la jueza dijo que efectivamente en el expediente se observaba el nombramiento de una abogada defensora por parte de la imputada y que si procedía el retiro del defensor Público.

Me sentí más tranquila, porque en la sala estaba mi abogada, la Licenciada Matilda Myers Guzmán.

Los minutos pasaron y la audiencia continuaba.

La jueza leconcedió la palabra al representante del Ministerio Público y éste le solicitó imponer una medida cautelar menos gravosa que la prisión preventiva, conforme lo establece el artículo 244 del Código Procesal Penal. Como estudiante de derecho después de lo que oí me dije: seguro me ponen a firmar cada mes y me dejan en libertad.

Para mi sorpresa, a la par del fiscal estaba otra abogada y le dan la...
tracking img