Una historieta como dios manda josé luis cortés: el humor lúcido de la fe

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1281 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una historieta como Dios manda
José Luis Cortés: el humor lúcido de la fe

Las historietas y tiras del español José Luis Cortés (1945-) han retratado e interpelado la experiencia de fe cristiana desde hace treinta años. Punzan al creyente instalado, al perplejo, al comprometido y, sorprendentemente, al indiferente. Desde su entrañable creación Abba –un Dios Padre en bata y babuchas que juegaal tute con los ángeles, se conmueve frente a la prostituta y confraterniza con el homosexual – publicado en el semanario católico Vida Nueva en los ochentas, hasta la culminación de su versión del evangelio en El Señor de los amigos, el protagonista de Cortés es Jesús y, por eso, su interlocutor preferencial es el hombre y mujer común, angustiado por el sueldo, ilusionado por el futuro de loshijos, desengañado de las “buenas noticias” de la sociedad de consumo. Cortés cree en la historieta porque la fe cristiana le enseñó que Dios escogió lo sencillamente humano para comunicar su misterio. Porque cree en la encarnación cree en el poder del humor, la indignación y la ternura.

Buenas noticias en humanas historias

Ya los cristianos de catacumbas representaron gráficamente a Jesús, porejemplo, como el Buen Pastor. Por siglos los dibujos han servido a la catequesis para introducir a la fe en un espacio sagrado integrado también por frescos y vitrales de la historia de la salvación. Pero narrar no es simplificar el mensaje. Cortés insiste en recordarnos que a las preguntas ¿Quién es Dios? ¿Quién es mi prójimo? ¿Por qué sufrimos? Jesús no da respuestas sistemáticas sino repetidos“Había una vez... (un padre, una fiesta, un samaritano compasivo)”. Ficciones comprensibles simétricas, parabólicamente, a la historia del que se atrevió a preguntar. Cada evangelio –lit. buena noticia – es el testimonio de un encuentro con Jesús que cambió la vida del autor y su comunidad en la que se formó el texto. Una historia que valió la pena contar y, por qué no, dibujar.

En Qué bueno queviniste Cortés se ocupa del nacimiento e infancia de Jesús. Supera, ironizándolas, las imágenes estereotipadas de la joven María, el desconcertado José y las humanas, demasiado humanas expectativas de los que esperan un Mesías milagrero, clerical o guerrero. No hay propiamente narración sino escenas seleccionadas que ingeniosamente sitúa en nuestro tiempo: en el barrio, la demagogia política, lareligión del statu quo, etc. Poco después, en Un Señor como Dios manda, se afirma su dibujo casi naif, con más detalle en el cielo crepuscular que en el rostro del Jesús joven que inicia en esta historieta su vida pública. La acción transcurre en los diálogos: la discusión con los fariseos, el consuelo a la viuda que perdió a su único hijo y la paciente deconstrucción de las imágenes de Dios de losdiscípulos. Es su humor anticlerical más agudo, pero que siempre recuerda al lector que tampoco él es quién para juzgar sin antes juzgarse. Sus historias no acaban en condenas sino ofreciendo un abrazo sin condiciones y la esperanza de la vida en abundancia.

El Señor de los amigos es una re-lectura de esas esperanzas veinte años después, cuando el llamado a la liberación ha entradopresuntamente en crisis como clave del aporte cristiano a la vida del mundo. Según Cortés es el momento apropiado para narrar la historia del sufrimiento, asesinato y resurrección de Jesús. Invirtiendo irónicamente tanto el morbo sangriento como la trivialización del dolor, se las arregla para poner en imágenes y palabras de hoy cuánto sorprende que alguien dé en verdad la vida por sus amigos ... y enemigos.Hechos de los amigos

Para Cortés, Agustín, el del corazón inquieto; Teresa, la de Jesús y Francisco, el Buenagente son amigos de Jesús, compañeros de su historia. La dedicada a Francisco es una de sus historietas más logradas: el costo, dudas y renuncias de cambiar en verdad se encarnan en el padre, los amigos, los cardenales y el pueblo, siempre ocupado en la vida ajena. Sus ingeniosos...
tracking img