Una invitada inesperada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 111 (27672 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una invitada inesperada
Deborah Simmons
4º Los de Burgh



Una invitada inesperada
Perteneciente a la Antología Brides of Christmas.
Título Original: The unexpected guest (1999)
Serie: 4º serie los de Burgh.
Traducción del portugués
Género: Histórico.
Protagonistas: Fawke Campion y Joy Warwick.
Argumento:
Volvemos a visitar el castillo de Campion, donde el peor clima en la memoriaviva amenaza con reducir las fiestas de los de Burgh, hasta la llegada de una visitante misteriosa que cambia el curso de los días festivos… y de sus vidas.

Capítulo Uno
Sus hijos no vendrían a casa para la Navidad.
Fawke de Burgh, Conde de Campion, permanecía de pie con sus manos asidas detrás de su espalda, frente a la evidencia que se arremolinaba ante él. A solas en el solar, habíaabierto los postigos de una de las ventanas altas y estrechas, solo para ser golpeado por una ráfaga de aire frío acompañado de nieve. El tiempo era el peor que recordaba, y él solo podía negar con la cabeza ante su furia. Viajar durante el invierno nunca era fácil, pero nadie sería lo suficientemente tonto como para enfrentar las carreteras congeladas desde la semana pasada, marcadas por una ventiscacomo él nunca había visto. Campion no pondría en peligro a su familia simplemente para permitirse el capricho de un padre.
Aun así no podía negar su desilusión, pues se había acostumbrado a una Navidad rodeada por su descendencia. Era el único tiempo en que todos ellos podían estar juntos unos días y Campion había contado con el para encontrarse con la esposa de su hijo y ver a su nueva nieta.Quizá el día de fiesta habría sido mas tolerable si tantos no estuvieran fuera, pero de sus siete hijos, solo dos estaban aquí en el castillo de Campion, la reunión sería la mas pequeña. Y aunque él los amaba a todos ellos, el conde sabía que Stephen y Reynold eran los menos propensos para animarle.
Stephen, un muchacho inteligente, había hasta ahora, malgastado sus talentos con demasiado vino,mientras Reynold, maldecido con una pierna mala, pasaba por la vida con un aspecto lúgubre que desmentía sus logros.
Con un suspiro, el conde cambió de posición, dando la bienvenida al viento amargo que reflejaba su estado de ánimo. Él nunca había esperado que todos sus hijos se quedaran en Campion, pero tampoco había pensado que la mayoría se establecerían en otros sitios. ¿Quién se haría cargocuando él se fuera? Su heredero era Dunstan, pero el mayor de los de Burgh estaba ocupado con su propiedad, y las tierras heredadas por su esposa. Tanto Geoffrey como Simon se habían casado recientemente y estaban contentos con vivir en los hogares que el matrimonio les había traído. Robin supervisaba las propiedades de Dunstan en el sur y Nicholas, ansioso por nuevas aventuras, se había unido a élallí.
Campion se enorgullecía de sus logros e independencia, y sin embargo, se notaba cierta melancolía en su ausencia. No solo los echaba de menos, sino que las fiestas en sí, no serían las mismas. Tales celebraciones eran de la incumbencia de las mujeres, tal como Campion, que había enterrado a dos esposas, sabía muy bien. En los años pasados, la esposa de Dunstan se había asegurado de que lahabitación fuera engalanada con la vegetación y todas las tradiciones cumplidas, pero sin ella, ¿Quién se ocuparía de eso?
Ellos habían logrado arrastrar el tronco de Yule hasta dentro durante un descanso en el clima, y por supuesto, habría fiesta, ¿pero quien se tomaría el tiempo para hacer un árbol de navidad e insistir en todos los juegos, canciones y regalos? Campion se imaginó a sí mismodando un paso adelante, pero él no podía sentirse muy entusiasmado ante la perspectiva, especialmente porque Stephen y Reynold poco apreciarían sus esfuerzos.
El sonido de pasos le hizo levantar las manos hacia los postigos. No permitiría que el Conde de Campion fuera visto soñando en la ventana como un muchacho deprimido. Peor aun, a él no le interesaba tener a un criado apresurándose a cerrarlas...
tracking img