Una lectura sobre la lectura de los jóvenes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3504 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una lectura sobre la lectura de los jóvenes
Lic. Adriana Villafañe
Lic. Tania Piris Da Motta
(Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales
Universidad Nacional de Misiones)

Correos electrónicos: noevillafae@yahoo.com.ar
taniapirisdamotta@gmail.com
Teléfono de contacto: (03752) 15215001
(03752) 15800588
Palabrasclave: Lectura – Jóvenes – Códigos
Eje de trabajo: Discursos, representaciones y prácticas comunicacionales

Introducción

Presentamos en este trabajo algunas reflexiones sobre la lectura de los jóvenes, apoyándonos en nuestra experiencia como profesoras de primer año de la carrera de Comunicación Social de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNaM, a cargo de lamateria denominada “Lengua y Comunicación”.
Creemos necesario poner en cuestión ciertas supuestos relativos a las deficiencias que se observan en la competencia lectora de este grupo etario; “puesta en cuestión” que nos conduce a proponer (y a arriesgar) una lectura diferente, valga la redundancia, acerca de la lectura de los jóvenes. Para ello, enmarcamos el análisis dentro de losaportes de la semiótica, ya que esta perspectiva nos proporciona los fundamentos para comprender la relevancia que tienen todos los textos, “sagrados” o “profanos”, que leen nuestros alumnos.
En primer lugar, pretendemos restarle fuerzas al prejuicio de que los chicos que egresan de la secundaria leen poco o no leen, ya que consideramos que, en tanto participantes de la cultura y la vida social,ejercen el papel de lectores en diversas circunstancias de su desempeño dentro de los distintos ámbitos por donde circulan. Es decir, convocamos a re-mirar y re-leer la relación de los alumnos con la lectura.
En segundo lugar, ponderamos las habilidades lectoras que poseen los jóvenes y adolescentes ante mensajes de distintos códigos y canales, frente a la lectura a veces acartonada yrestrictiva que proponen los docentes en las aulas universitarias.
Y finalmente, desde este trazado, sugerimos: recuperar los enunciados propios de los ámbitos juveniles, llevando a niveles más profundos la reflexión sobre ellos, y alternarlos colaborativamente con los académicos, aunque preservando a éstos de la capitulación. Proponemos, por lo tanto, configurar un corpus de génerosdiscursivos suficientemente amplio que predisponga a los educandos a la lectura y la elaboración de productos comunicativos.
En otras palabras, postulamos la indispensable integración de las modalidades de lectura que despiertan interés en los estudiantes recién llegados, con aquellas que van a necesitar a lo largo de su educación sistemática. Todo ello, con la meta de facilitar, por un lado, suacercamiento a las conceptualizaciones teóricas y al pensamiento crítico, y de hacer posible, por el otro, la apropiación de la lectura como fuente de placer.

El joven como lector

“Los chicos no leen”: lugar común que tendría que ser por lo menos ampliado para alcanzar algún grado de veracidad. Es imposible para un sujeto de la cultura contemporánea permanecer ajeno a laactividad de la lectura; sólo tenemos que observar nuestro entorno para damos cuenta que muchos lugares sociales y muchos rituales de comunicación están “colonizados”, de alguna u otra manera, por la palabra escrita. Moverse en el espacio urbano (lleno de carteles publicitarios), acordar una cita (por mensajes de texto), perderse en la charla intrascendente que distiende la jornada (a través del chat) yhasta enterarse de lo que le pasa al último advenedizo que se ha colgado del “ómnibus” de la farándula (en los programas de la televisión) implica toparse una y otra vez con lo escrito: incluso la “caja boba” está llena de elementos verbales que orientan, enmarcan y “amarran” la actividad de contemplación de las imágenes. Lo que los chicos no leen, en tal caso, son los textos que les provee el...
tracking img