Una mañana helada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1972 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNA MAÑANA HELADA.
 
Un frío que no perdonaba a nadie. Un amanecer mucho antes de lo esperado. El ruido de los motores que anunciaban el arribo de cientos de camiones. Una reunión multitudinaria. Una movilización sin precedentes. Un acto heróico. Un auténtico acto de fe.
 
Todavía no terminaba un día cuando la penumbra llegaba. Junto con ella, cientos de hombres y mujeres, en su gran mayoríajóvenes, se apostaban alrededor de la Glorieta Central. La emoción parecía novedosa y el rostro anunciaba una extraña mezcla entre esperanza y certeza. Los padres, que llevaron a sus hijos –simbólicamente- hasta los atrios de la Casa de Oración, seguían con interés el desempeño del arribo.
 
Maletas, bolsas y mochilas por todos lados. En inglés e italiano algo se escucha. Los abogadosposicionados con papales, teléfonos, hojas, ultiman detalles. Se da el aviso del inicio de la consagración: es el inicio de un nuevo día. Uno que será diferente. Uno que marcará nuevamente la historia de muchos. Uno que muchos no olvidarán. Uno que nadie querría perderse.
 
Algo cambia entonces. Son los mismos jóvenes que normalmente suelen ser inconsistentes en sus actos pero que ahora, la mayoría deellos, se encuentra a la espera. Espera que cambie él y desea participar en su cambio. Van y vienen. Son los mismos pero a la vez no. La oración es espiritual. Se alcanza a sentir. Lloran con auténtico lloro del alma. El alma que han alimentado. El alma que necesitan fortalecer. El alma que no les da tregua, que exige para sí lo que la fe le ha otorgado. Que no cambia su posición, ni su naturaleza,ni su esencia. Es el alma que ha amado, que ha recibido perdón, que ha suplicado y que hoy los lleva en plena convicción a un destino cierto.
 
El frío no se siente en Hermosa Provincia pero los padres abrazan a sus hijos como si estuvieran temblando. Se despiden. Oran con ellos. Lloran. Algo se dicen unos a otros al oido. Alguien pregunta si se han despedido de los padres y la satisfacción en larespuesta es indescriptible: “amén”.
 
El movimiento en Silao es llamativo. Van llegando los autobuses y con ellos los rayos de la mañana. Ni ésta se detiene ni el arribo de los visitantes. Un orden dentro del movimiento pero apenas el ruido se percibe. Ellas se instalan en el piso, sobre un pedazo de plástico para impedir que el frío traspase. Las primeras en llegar descansan sintiendo elviento que gime sin esclarecer su reclamo.
 
Es la reunión en Silao y el movimiento apenas empieza y la historia, continúa escribiéndose.
 
By, Sara Susana Pozos Bravo
 
 
 
 
 
Marzo 23, 2012.
 
SEPAN CUÁNTOS…
 
El día parece interminable. Camiones y camiones continúan llegando a la Torre de la Fe. Las mujeres se quedan en el lugar, mientras que los hombres son llevados a un inmueble ados kilómetros de distancia. En la Torre de la Fe hay mucho movimiento. Una manta gigante colocada en el lado frontal que ve hacia la autopista federal de un edificio, anuncia la diferencia: “Aquí no somos católicos romanos, somos la Iglesia La Luz del Mundo”.
 
El dato, a simple vista, parece poco pero creíble: cerca de diez mil jóvenes procedentes de 6 países, asumen el reto del que ya habíansido advertidos. Entre la desvelada de la mayoría y la llegada de algunos manos, el día se acorta. Una primera reunión religiosa se lleva a cabo. Los jóvenes hacen larga fila para ingresar al interior del inmueble religiosos. Mujeres también. No entran todos los formados porque el lugar resula insuficiente.
 
Ya es medio día y el calor comienza a cobrar factura. Todos buscan una pequeña sombra,un árbol, una carpa, debajo de alguna camioneta, el interior del vehículo, lo que sea es bueno. El calor sofoca el ruido pero no acaba con la fuerza de los jóvenes. Permanecen donde pueden y como deben. Los afortunados pueden cabecear un par de horas más. Los más, simplemente esperan que el tiempo transcurra inexorablemente.
 
Una conferencia del historiador José María Muriá resulta novedosa....
tracking img