Una pastoral encarnada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1255 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNA PASTORAL ENCARNADA

CONTRAPOSICIÓN APARENTE Y AMBIGÜEDADES DE LOS DOS MUNDOS

La experiencia cristiana de jóvenes se ve “amenazada” por las experiencias propias de nuestra edad. Exigencias que cada vez son más grandes y requieren de nosotros un esfuerzo extra para poder sobrellevarlas.
Inmediatamente después de ingresar a una comunidad juvenil, de habernos comprometido con ella y con lavida del Evangelio, encontramos que muchos de los valores evangélicos parecen estar en total contraposición con los valores que me exige el mundo secular y que necesito vivir para salir adelante.
Si el Evangelio me habla de desapego y desapropiación, de vivir humilde y sencillamente con lo que necesitamos, de no preocuparnos por el mañana para confiar en Dios, de buscar ser pequeños y amar laCruz como derrota afrontada por amor, entonces no concordamos con los valores que la vida misma me exige para salir adelante. Si el mundo secular, el mundo de todos los días me propone una ética del éxito y el triunfo, del ser cada día mejor y no conformarse con lo poco que se tiene; entonces esa ética parece no concordar con las exigencias del Evangelio. ¿Es posible hacer comulgar ambasdimensiones de la vida?, ¿Ser pequeños y ser grandes a la vez?, ¿ser pobres y ricos?, ¿exitosos y a la vez crucificados?
Caben dos respuestas fáciles frente a esto. La primera es hacer del Evangelio un impulso de grandeza y de éxito, asolapándolo como la manera como uno consigue su plena realización, todo servicio extra es sólo limosna y “dar de lo que me sobra” (Lc 21, 4). Se olvida el mensaje de la Cruzy la sabiduría de vida que esconde tal misterio. Por otra parte, podemos conducir nuestras pastorales por un camino mediocre de relajación y resignación. No se acentúa, de esta forma, la humanización del hombre, ni su desarrollo personal. Desde esta perspectiva el joven sólo debe estar atento al resto y siempre sacrificándose por los demás.
En ambas respuestas: donde se olvida la Cruz y donde seolvida el “sean perfectos”; se está olvidando en efecto un misterio más sublime que los dos anteriores: el misterio de la Encarnación.

LOS DOS MUNDOS SE RECONCILIAN EN CRISTO
Con la Encarnación Dios se ha unido al hombre y desde ahora todo lo perfectamente humano es divino. Dios se hizo un hombre como nosotros. Pablo lo llamará el hombre perfecto y Juan pondrá en boca de Pilatos laaseveración: Ecce Homo (Jn 19, 5). He aquí el paradigma del hombre. Pero, cabe preguntarnos: ¿aquel Ecce Homo se refiere a lo que el hombre viene siendo, es decir, un ser maltratado en su existencia a causa del pecado y el alejamiento de Dios? ¿O se trata más bien de lo que ES el hombre en toda su esencia? ¿Qué señala realmente el procurador romano?, ¿la calidad sufriente de su ajusticiado o la capacidad deamar tan grande que estaba demostrando? Viéndolo así el evangelista podría estar diciéndonos: miren al hombre, miren el límite al que puede llegar el hombre. El límite de amor al que puede llegar. Al extremo de morir por el otro. De dar la vida
Pero para dar la vida, hay que ser dueño de ella. Hay que tenerla y ganarla con nuestro sudor, con nuestro esfuerzo.
Desde aquí podemos notar que ambasrespuestas fáciles que hemos tratado arriba son solo parcialmente correctas y deben complementarse la una a la otra. Sin tal complementariedad el Evangelio o queda desencarnado y no tiene sentido la perfección personal, o no tiene sustento la donación absoluta.
Si mi vida es solo la donación absoluta por amor, entonces no tendré nada qué donar. Si la Madre Teresa de Calcuta no hubiera preferidoirse de su congregación inicial y buscar su propio camino de realización personal no habría llegado a ser lo que fue. Ella, como todo santo, recorrió el camino de Cristo. Aquel camino que va desde las multitudes, las bienaventuranzas, y los intentos de coronación, pasa por la crisis Galilea, la renuncia de los que no comprenden, las enseñanzas clandestinas a pocos discípulos, el abandono...
tracking img