Una soledad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (549 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
SOLEDAD

Yo creo en las segundas oportunidades. El mismo Jesús, en su infinito amor nos enseñó en su paso por este mundo cómo no le costaba dar segundas oportunidades; le dio a Pedro unasegunda oportunidad, aún y cuando este lo negó. Se la dio a aquella mujer  a la que no condenó por sus pecados, solo le dijo, “vete y no peques más”. Le dio una oportunidad también a Tomás, cuando le invitóa que corroborara que  realmente era él, el Mesías. Y a nosotros: ¿cuántas oportunidades nos ha dado? O mejor dicho: ¿cuántas oportunidades nos ha negado? …. NINGUNA!
¿Por qué a nosotras nos cuestatanto darnos entonces nuevas oportunidades?
Una nueva pareja, o tal vez un nuevo trabajo, un proyecto de vida, retomar estudios,  pensar en la posibilidad de viajar o de hacer aquello con lo quesiempre soñé…
¿Por qué nos sentimos culpables  cuando el deseo apunta por  vivir una segunda oportunidad?
Quizás Por aprendizajes sociales?
Esto que desde niña me designaron: rol decuidadora. Por ejemplo,  hace tan solo un par de días tuve la oportunidad de conocer a una chica de escasos catorce años. A su edad, estaba todavía cursando la escuela porque había reprobado tres años. Suhermana mayor me cuestionaba el porque de su fracaso escolar; aparentemente era una chica lista,  tranquila, de buenos hábitos… una prueba de inteligencia reveló que su coeficiente intelectual la ubicabaen un rango de inteligencia normal promedio… trabajando con ella con varias pruebas descubro que por ser de origen oriental, de alguna manera había interiorizado que  de adulta tenía que asumir elcuido de sus padres. El discurso para la hijas siempre había sido: crecer para encontrar esposo, tener hijos y cuidar a sus padres cuando estuvieran en la vejez…
Entonces para sus adentros, depronto pensaba; ¿para qué estudiar si  su futuro ya estaba escrito? encontrar esposo, casarse, tener hijos y cuidar a sus padres.
Sí. Tal vez física y  emocionalmente estemos entrenadas a asumir...
tracking img