Una vida llena de conductas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1787 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNA VIDA ENTERA DE DISCIPLINAS

Aunque su vida aún sea corta, las ansias de vivir relucen en su mirada. Su madre habla con una amiga mientras él espera a que lo saquen del carro para poder disfrutar y jugar en el parque en el que están.
Un movimiento de su madre hace aparecer en los ojos del crio un atisbo de esperanza y finalmente, lo consigue. Su madre lo saca del carro y deja que vaya ajugar aún sabiendo que el niño prácticamente acaba de empezar a caminar, ya que solo tiene dos años. La mirada de él es indescriptible y la felicidad que siente al poner los pies en el suelo también.
Sin dejar de preocuparse y sin perderlo de vista ni un solo momento la madre sigue hablando con su amiga mientras observa como su hijo disfruta del juego como de una piruleta. Él no hace más quedivertirse con otros niños, bajar y subir a los columpios con un ánimo incansable, aunque también invita a su madre a que participe del juego.
Es cierto que su madre lo hace con agrado e incluso se podría decir que disfruta tanto como él, pero al cabo de unos escasos quince minutos abandona toda ilusión y le dice a su hijo que ella vuelve, a sentarse en el banco, porque está agotada. Obviamente, el críono tiene nada que objetar, hasta que su madre, treinta minutos después le dice que se terminó el juego y que han de volver a casa. Aquí el niño no se muestra tan receptivo y comienza a dar voces y a llorar.
La madre deja claro que el tiempo de juego ya ha expirado y él, que no consigue sino que lo devuelvan al carro, ve que no conseguirá hacer a su madre cambiar de opinión y por ello, se rinde yacepta su derrota. Vuelven a casa.
De camino a casa, Luisa, que así se llama la madre, observa con atención a un padre que va acompañado de sus hijos: una niña y un niño de unos cinco y seis años respectivamente.
El padre habla por teléfono en el portal de un edificio.
- Estamos en casa de la abuela… De acuerdo, ahora vamos para allá, no empiecen sin los niños, por favor.
Después de colgarel teléfono se ponen en marcha y el niño va por delante, sin control y sin mirar a ningún lugar por si vienen coches, inmerso en su mundo. El padre, que lleva a la niña cogida de la mano, le dice al crio:
- ¡ Dame la mano, por favor, Marcos ¡
El niño se pone a correr haciendo caso omiso a las palabras de su padre. Es aquí cuando Marcial, el padre, grita:
- ¡He dicho que correr no, párate ahí¡- el tono que usa su padre es firme e indiscutible.
Marcos se detiene y espera con la cabeza gacha a que su padre, el cual corre hasta él con su hermana cogida de la mano aún, llegue.
- La próxima vez que te de una orden y no la cumplas, te quedas en casa con tu hermano mayor.
- Vale papá, lo siento, no lo volveré a hacer.
Mientras ellos van a casa de una amiga de su mujer, el hermano mayorde los niños está a punto de subir a un autobús, con el que llegará a su entrenamiento de balonmano. Va acompañado de uno de sus compañeros de equipo.
Suben al autobús y ambos se ponen a comer pipas, que tiran al suelo. En una de las paradas entra una señora mayor, de unos setenta u ochenta años, la cual casi ni se mantiene en pie. Los niños la observan desde sus asientos pero ni el uno ni elotro hace por levantarse y mientras, siguen ensuciando el autobús. Llega la parada en la que se han de bajar.
Al bajarse, el compañero de equipo, que tiene unos trece años como el hijo de Marcial, le dice:
- Oye Victor, ¿y si pasamos de ir al entrenamiento y nos gastamos el dinero del bus de vuelta en la bolera?
- Pero si el entrenador no nos ve, nuestros padres se enterarán.
- No pasa nada,decimos que perdimos el autobús y que decidimos no ir. Total, llegaremos a casa antes de que ellos lleguen.
- ¿Y con lo del dinero que hacemos? Sabes que a mí no me gusta mentir, tío.
- Ya se te ocurrirá algo, como siempre ¿no?
- Vale, siempre me convences.
De camino a la bolera, un chico ayuda a una señora mayor a cruzar la calle por un paso de peatones.
- Gracias mozo. Ojalá hubiera más...
tracking img