Utopistas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2014 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El modelo social de Utopía se revela al lector a través de la descripción de su capital Amauroto; así, muchas utopías se presentarán como una visita guiada a la capital de un Estado ideal. La sociedad utopiense se sustenta en un sistema jerárquico cuya base es la familia patriarcal; además, Utopía plantea un modelo antifeudal donde los héroes guerreros no gozan de gran relevancia social. Elarquetipo propuesto por Moro otorga amplias libertades a los ciudadanos (teniendo en cuenta la época en que fue redactada), predominando un orden fundamentado en el respeto y la tolerancia. De este modo, los utopienses se rigen por verdades políticas y morales procedentes de la ley natural. Con todo, Moro no concibe una sociedad edénica, puesto que los nativos de la isla deben trabajar para sobrevivir(si bien lo harán de una forma placentera, el trabajo sigue considerándose un castigo para el hombre), y subsiste el crimen.

Con el paso de los años, Utopía ha tenido múltiples interpretaciones. La crítica coincide en destacar la ambigüedad presente en el libro, pues no se sabe a ciencia cierta si Moro pretendía convertir su obra en un programa de acción o si tan sólo se trata de un juegointelectual [3]. Contribuye aún más a este hecho el que Moro diseñara su ciudad ideal con arreglo al valor simbólico de los números: así, el número de habitantes, el número de barrios o de casas, o el número de pasos que separa unos lugares de otros, no responden a estimaciones reales, sino puramente simbólicas. De ahí la dificultad, por no decir imposibilidad, para trazar mapas de los mundo utópicosrenacentistas que se adapten a nuestra realidad. Esta situación cambia en el siglo XVIII con la llegada del socialismo científico, cuyos escritores establecen sus sociedades paradigmáticas de acuerdo a criterios científicos. No es difícil apreciar la ironía que vertebra la obra, pero el santo abandona el terreno crítico, por lo que parece acertado entonces calificarUtopía como un programa lúdico:es el desarrollo divertido de una hipótesis personal sobre el funcionamiento de una sociedad perfecta, en el que su autor otorga un marco literario al mundo intelectual de lo utópico.

Utopía fue traducida al español en 1637, si bien de modo incompleto. La Inquisición y la censura oficial, aunque posiblemente no muy de acuerdo con el fondo de la obra, no podían condenarla al tratarse de un textofirmado por un santo de la cristiandad, lo que contribuyó a su difusión en nuestro país, donde no le faltarán imitadores. Los estudios de José A. Maravall (Utopía y Reformismo en la España de los Austrias. Madrid: Siglo XXI, 1982), y de Francisco López Estrada (Tomás Moro y España. Madrid: Universidad Complutense, 1980), demuestran que en España se leyó Utopía desde fechas muy tempranas [4].Hemos visto hasta el momento cuál es el panorama social en que surge la utopía, pero, por supuesto, no conviene obviar los aspectos puramente literarios. De esta forma, de las tres vías de creación de un género literario que propone Todorov, “por inversión, por desplazamiento, por combinación” (34), la utopía, sin duda, se origina a partir de esta última, mezclando tratado, diálogo renacentista,cuadro de costumbres y relato de aventuras.

De esta manera, buena parte de las utopías escritas antes del siglo plantean una estructura similar: un viajero, por lo general náufrago o extraviado, recala en un no-lugar alejado en el tiempo y/o en el espacio del punto de partida, tras un viaje que puede ser real o imaginario. Un guía se encarga de mostrarle el nuevo territorio, las más de las vecesuna ciudad, instruyéndole acerca de las costumbres y el carácter de los lugareños, junto con el ejercicio de las leyes e instituciones que rigen esa sociedad. El viajero actúa de esta manera como portador de noticias entre el mundo real y el mundo utópico. A través de la visión del viajero, la utopía propone al lector la comparación entre dos mundos, el real y el imaginario, de tal modo que los...
tracking img