Víctimas asociadas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3248 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Te embarcaste en el minibús sin saber que ahí morirías. No
imaginaste que algo así te podría ocurrir. Te sentaste. Al subir,
viste que detrás estaban sentadas dos personas; delante, sólo
una. No te preocupó que el conductor no tuviera interés por
recoger más pasajeros. Cuando el voceador cobró el pasaje,
pagaste, como siempre, con una moneda que solías sacar de tu
billetera minutos antes deabordar un vehículo. Ésa fue la última
escena que viste de la obra teatral que te montaron. De pronto,
presentiste lo que vendría después. En ese instante, te agarraron
con violencia. De un momento a otro, todos te empezaron a
golpear. Los que estaban detrás de ti, te pusieron algo en el cuello
y comenzaron a ahorcarte. Trataste de zafarte con todas tus
fuerzas. Tu corazón comenzó a latirmás fuerte que de costumbre.
Tu respiración comenzó a agitarse y se volvió dificultosa. No
tuviste tiempo para pensar, pero sí para recordar. En un instante,
tus recuerdos se hicieron presentes: el primer beso, tus hijos, tu
esposa, tu boda, tus padres, tu familia…, tu vida. Mientras el
minibús avanzaba sin detenerse, afuera, las calles y las casas se
escurrían por las ventanas, como el filmde un sueño confuso en
el que las imágenes pasan, de manera continua, sin detenerse.
Pero esto no es un sueño. Te preguntaste por qué… y dejaste de
respirar. Diste un último suspiro. Tu cabeza cayó sobre tu pecho.
El crimen había sido consumado.
Pablo Peralta
pabloperaltamiranda@gmail.com
Estudiante de quinto año de la Carrera de Ciencias de la Comunicación Social de la Universidad Mayor
deSan Andrés (UMSA). Miembro del equipo Una Palabra Mensual, publicación digital. Actualmente,
es colaborador de la revista digital chilena Dilemas.
120] VÍCTIMAS ASOCIADAS
[
]
121
La chica mala del periodismo
Fue una tarde de septiembre cuando conocí a los familiares de las víctimas que
un grupo de cogoteros había asesinado. Ellas, las madres, las esposas, las novias, las
hermanas,esperaban en el pasillo de la Corte Superior de Justicia de la ciudad de El
Alto, fuera de la Sala Cuarta donde se ventilaba la Audiencia Cautelar en contra de
los cogoteros.
“Nuestra Asociación surge por la necesidad que teníamos de tener fuerza. En
todo este camino que hemos recorrido, hemos visto por conveniente reunirnos todas,
ya que éramos bastantes víctimas, para tener más fuerza juntas”,fueron las palabras
que me dijo Rosario Pérez, una de las mujeres que representa a la organización en
la que, por ahora, no existen jerarquías y todas y todos son iguales. Rosario aparenta
unos 40 años de edad. Es de complexión robusta. Tiene voz aguda. Desde que
mataron a su hermano, siempre viste de luto y lleva gafas oscuras para ocultar su
pena.
Ese día de septiembre, sólo Rosario pudopresenciar la Audiencia Cautelar en
contra de los cogoteros, que se habían organizado para robar y matar a sus víctimas
en un minibús que aparentaba ser de servicio público. Las personas que caían en la
trampa se embarcaban en ese vehículo sin sospechar que minutos después, mientras
recorrían la ruta, serían golpeadas sin consideración y ahorcadas hasta dejar de
existir. La movilidad es llamada,con dolor, “el minibús de la muerte”, porque eso
encontraron las víctimas al subirse en él.
Rosario es hermana de Juan José Pérez, un hombre de 33 años que fue amante
de sus hijos y de la música folklórica. Había compuesto varias canciones para la
fiesta del Gran Poder en La Paz y en la zona 16 de Julio, de la ciudad de El Alto.
La noche en que lo mataron, salió a ensayar con su grupo“Vivencias”. Su ensayo
se suspendió porque no asistieron dos de los integrantes. Esa ausencia determinó el
destino final de Juan José, ése que interrumpió su vida justo cuando no debía.
Antes de regresar a su casa, Juan José fue al mercado a comprar verduras y
carne para cocinar la cena acostumbrada para sus dos hijos. Subió a un minibús
rojo. Horas más tarde, la Policía encontró su cuerpo sin...
tracking img