Vacas, cerdos, guerras y brujas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4490 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 30 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Vacas, cerdos, guerras y brujas es un amenísimo estudio antropológico y científico que aspira a una mejor comprensión de las causas de los estilos de vida. Sobre todo de los estilos de vida aparentemente irracionales e inexplicables. Y Marvin Harris aborda esta misión con cautela y erudición, habitualmente derribando verdades que creíamos incontrovertibles, incluso desmitificando muchos estudiosantropológicos de campo por su falta de objetividad científica.
Algunas de estas costumbres enigmáticas aparecen entre pueblos sin escritura o “primitivos”. Por ejemplo, los jactanciosos jefes amerindios que queman sus bienes para mostrar cuán ricos son. Este capítulo resulta el más divertido y también uno de los más enjundiosos, pues Harris demuestra que los pueblos tribales, apegados a lanaturaleza y al espíritu, son tan o más materialistas y consumistas que los habitantes del primer mundo.
Otras costumbres pertenecen a sociedades en vías de desarrollo, entre las cuales mi tema predilecto es el de los hindúes que rehúsan comer carne de vaca aun cuando se estén muriendo de hambre.
El capítulo dedicado a las brujas y a cómo se originaron, haciendo hincapié en las torturas que seinfligían a las sospechosas de practicar brujería o de mantener relaciones con el demonio, es especialmente truculento por sus pasajes explícitos.
Y también resulta interesante (aunque parezca un poco accesorio en un ensayo como éste) el capítulo dedicado a ofrecer razones por las cuales cabe suponer que estamos equivocados en cuanto al contenido de las enseñanzas de Jesús: él no era tan pacífico comose suele creer, y sus verdaderas enseñanzas no representan una ruptura fundamental con la tradición del mesianismo militar judío.
Sin duda, Harris ha elegido deliberadamente caso raros y controvertidos que parecen enigmas irresolubles. Casos tan curiosos que invitan al lector a devorar las páginas, a pesar de que estemos hablando de un ensayo de antropología, per se un tipo de libro alejado dellector convencional. Pero es un ensayo, en efecto, y Harris no se queda en la superficie, profundiza en los motivos poco claros que han llevado a las gentes de todos los rincones del mundo a desarrollar costumbres y estilos de vida aparentemente excéntricos.
Finalmente, la conclusión que uno puede extraer de estas causas es casi siempre la misma: el ser humano es esclavo del lugar donde nació, desus genes, de su herencia cultural y de la selección natural.
Por ello, a pesar de las apariencias y los mitos, las grandes ciudades (incluso en sus barrios más conflictivos) son paraísos comparados con los índices de violencia y crímenes violentos que se suceden en gran parte de las tribus ancestrales, como los Yanomami, que nada saben de videojuegos o películas violentas, de falta de disciplinade los profesores, de destrucción de valores o de ateísmo. Algo que nos tendría que hacer reflexionar.

He de decir que me parece muy difícil hacer un comentario objetivo sobre este libro, debido a que el mismo es bastante subjetivo. La mayoría del tiempo el autor expone sus ideas, sus creencias y sus pensamientos, enfocados a los distintos temas expuestos anteriormente.
Los únicos momentosdonde el libro es auténticamente objetivo es en el relato de la historia (judíos, quema de brujas, etc.). Lo verdaderamente interesante del libro, las conclusiones, son totalmente opiniones del autor, basadas en, para mi, pobres razones o incuso ninguna.
El caso más llamativo de esto último es el del cristianismo, donde realmente es que no se basa en nada para poner en duda a la religión cristiana.Una acusación bastante grave para mí.
Realmente no soy cristiano, pero siendo una fuerza tan poderosa como lo es en la conciencia humana, creo que debería de haberse planteado mejor las palabras que utiliza para acusar de mentirosos a los apóstoles y de farsante al mismo Jesús. La verdad es que el autor no se conforma con ello, sino que a partir de la mitad del libro (el secreto del príncipe...
tracking img