Valor Del Sector Educativo Para El Desarrollo Del País

Se estima que, en la actualidad, la enseñanza media arroja al mercado un total de 165,000 alumnos por año. Por su parte, la educación superior genera 35,000 egresados anualmente. Entre 1945 y 1975, este nivel educativo tuvo un rendimiento de 179,400 profesionales titulados (Cfr. García Sancho y Hernández: 1977). En los cuadros 21 y 22 se analizan los sectores profesionales -y los subsectores- aque correspondieron estos egresados. Todo esto ha permitido elevar paulatinamente la escolaridad de la fuerza de trabajo del país, puesto que los estratos de la población económicamente activa que cuentan con más escolaridad han crecido más rápidamente que los demás (Cfr. Muñoz Izquierdo y J. Lobo: 1974). Estas tendencias serían compatibles con la función que debería desempeñar el sistema escolar,como agente de la movilidad social y de la redistribución del ingreso, siempre y cuando la estructura del egreso del sistema, según los años de instrucción, fuese comparable a la de la población que puede ingresar al mercado de trabajo. En otras palabras, las tendencias hacia una escolarización creciente de la fuerza de trabajo serían compatibles con la funcibn que se atribuye al sistema escolarcomo agente de la movilidad social, si todos los egresados de dicho sistema tuviesen efectivamente las mismas posibilidades de percibir ingresos proporcionales a los costos que fueron necesarios para adquirir su educación.

Ahora bien, según se ha podido comprobar (ibid) no todos los egresados del sistema educativo tienen las mismas probabilidades de ingresar a la población económicamente activa.Estas probabilidades no sólo son distintas, sino que se correlacionan perfectamente con las dosis de instrucción de los egresados del sistema escolar. Por tanto, la distribución del egreso del sistema -según la escolaridad de quienes lo componen -es distinta de la de quienes ingresan a la PEA. Es decir, existe un desajuste estructural entre el desarrollo del sistema escolar y el comportamientodel mercado de trabajo.

Para apreciar las consecuencias de este problema es necesario recordar que quienes adquieren menos escolaridad -y por ello tienen bajas probabilidades de conseguir un empleo- reúnen dos características importantes: En primer lugar, proceden de las clases sociales más desfavorecidas. En segundo lugar, son los individuos más numerosos.

En principio, la correlaciónpositiva que se ha detectado entre los grados de escolaridad de la población y sus probabilidades de participar en el mercado de trabajo, podría interpretarse como una indicación de la posibilidad de mejorar las tasas de participación en la actividad económica, mediante la utilización de un conjunto de medidas que se propongan abatir la deserción escolar. Sin embargo, el comportamiento del mercado detrabajo permite predecir que, si de alguna manera se logrará reducir la deserción escolar que ocurre en la escuela primaria, los nuevos egresados del sistema educativo encontrarían, al tratar de incorporarse al mercado de trabajo, dificultades semejantes a las que ahora tienen quienes tratan de hacerlo con menores dosis de instrucción.

Por otra parte, se ha comprobado que el precio relativo de lostrabajadores que tienen enseñanza media tiende a deteriorarse a través del tiempo. Detrás de esta observación se encuentra el hecho de que se incrementan diferencialmente la oferta y la demanda de trabajo -en las distintas categorías educativas- lo cual está generando déficits crecientes de demanda. En el caso de los estratos escolares inferiores, los empleadores deben mantener constante elprecio relativo de esa fuerza de trabajo, a pesar de la abundancia de la misma. En consecuencia, deciden desplazar la demanda hacia la mano de obra que dispone de mayores dosis de escolaridad.

Lo anterior explicaría, al menos parcialmente, la propensión del mercado de trabajo a absorber proporciones más altas de personal con mayor escolaridad. Asimismo, ello es responsable del comportamiento...
tracking img