Valorando la unciòn

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2315 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
"Valorando la Unción"

Por John Arnott

Entonces llegó la prueba a la vida de Giezi. ¿Le daría un gran valor a la unción de Dios? ¿O la trataría a la ligera? ¿Recuerdas que Eliseo no quería irse hasta haber recibido el manto de la unción de Elías? Eliseo siguió constantemente a Elías; fue persistente y no se fue de la presencia de Elías hasta que recibió una doble porción de su unción (2Reyes 2).

Eliseo valoraba en gran manera la unción, mucho más que Sansón. Este recibió la unción en la mano; se le dio desde su nacimiento. No sabía lo que era no tener la unción. Finalmente, llegó a tomarla como algo que se da por descartado, sin valorarla como lo hizo Eliseo, quien tuvo que luchar, ser persistente e ir en pos de Dios para obtenerla. Por esto, Eliseo fue un mejor administrador deeste precioso tesoro que Sansón.

Cuando llegó el momento de que Eliseo eligiera un ayudante, eligió a alguien muy diligente, fiel y que trabajaba duro. El nombre de este joven era giezi.
Giezi había visto a Eliseo hacer muchos milagros, como levantar al hijo de la sunamita de los muertos y quitar el veneno de la comida. Giezi lo había visto darle a la viuda de un profeta una provisiónmilagrosa de aceite (2 Reyes 4). Giezi había muchas cosas sobrenaturales porque el Espíritu Santo estaba obrando en la vida de Eliseo.

Entonces llegó la prueba a la vida de Giezi. ¿Le daría un gran valor a la unción de Dios? ¿O la trataría a la ligera?

Un Tiempo De Prueba

¿Recuerda la historia de Naamán? Naamán fue a ver a Eliseo para ser sanado de su lepra. Eliseo le dijo que se bañara sieteveces en el río Jordán, y que luego sería sanado. Recuerda, esta fue una prueba de fe, humildad y obediencia para Naamán, y cuando finalmente obedeció, el Señor lo sanó por completo.

Ahora bien, Naamán era un general muy rico, y volvió a ver a Eliseo para ofrecerle regalos que demostraran su gratitud, diciendo:

He aquí ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel. Te ruegoque recibas algún presenta de tu siervo (2 Reyes 5:15).

Ves, Naamán supo que el Dios de Eliseo era el único y verdadero Dios porque el poder íntimo y personal del Espíritu Santo había tocado su vida y lo había sanado de su lepra, algo que ningún otro poder, ningún otro dios, podía hacer. Por eso quería dar una ofrenda. Pero Eliseo respondió:

Vive Jehová, en cuya presencia estoy, que no loaceptaré. Y le instaba que aceptara alguna cosa, pero él no quiso (v16).

¿No es interesante esta actitud en un hombre de Dios? La mayoría de nosotros, como hombres de Dios, aceptamos una ofrenda cada vez que tenemos la oportunidad de hacerlo, ¿verdad? El reino siempre parece estar corto de fondos, y si viene un hombre rico y nos dice: "Déjame que te de unos cuantos miles de dólares", nos sentimosmuy agradecidos y los aceptamos.

Eliseo sintió que Dios lo guiaba a declinar esa ofrenda. Dios estaba probando su corazón
Giezi También sabía lo que era estar corto de dinero.
Eliseo tenía a su cargo la capacitación de los jóvenes profetas que Elías había comenzado, y tenía cientos de jóvenes dependiendo de él.

Probablemente le planteaba a Giezi esta pregunta con frecuencia: "¿Cómo estánlas finanzas en la escuela de Jericó, o en la escuela de Bet-el?" Debe haber sido un tema importante para él que hubiera suficientes fondos, incluyendo los necesarios para sus propias necesidades.
Si no somos cuidadosos en lo que respecta al dinero, podemos llegar a apoyarnos en nuestro propio entendimiento en lugar de depender de la persona del Espíritu Santo y la unción de Dios.

Dado queEliseo no quería aceptar ningún regalo, Naamán se fue, tremendamente agradecido a Dios por su sanidad.
Se fue, pues, y caminó como media legua de tierra. Entonces Giezi, criado de Eliseo el varón de Dios, dijo entre sí: He aquí que mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive Jehová, que correré yo tras él y tomaré de él alguna cosa. Y siguió Giezi a...
tracking img