Valores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1437 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
            ¿INSOLENCIA?                                                                                            
                                                                                                                     
 En  mi casa me enseñaron bien.                                            
Cuando yo era un niño, en mi casa me enseñaron a honrar dos reglassagradas:                     
                                                                                                                       
 Regla N° 1: En esta casa las reglas no se discuten.                                 
 Regla N° 2: En esta casa se debe respetar a papá y mamá.                               
                                                                                                                       
  Y esta regla se cumplía en ese estricto orden. Una exigencia de mamá, que nadie discutía... Ni siquiera papá. Astuta  la vieja, porque así nos mantenía a raya con la simple amenaza: "Ya van a ver cuando llegue papá". Porque las mamás  estaban en su casa. Porque todos los papás salían a trabajar.... Porque había trabajo para todos los papás, y todos  los papás volvían a sucasa.                                              
No había que pagar rescate o ir a retirarlos a la morgue. El respeto por la autoridad de papá (desde luego, otorgada  y sostenida graciosamente por mi mamá) era razón suficiente para cumplir las reglas.                 
Usted probablemente dirá que ya desde chiquito yo era un sometido, un cobarde conformista o, si prefiere, un pequeño fascista, pero acépteme esto: eramuy aliviado saber que uno tenía reglas que respetar. Las reglas me contenían, me ordenaban y me protegían. Me contenían al darme un horizonte para que mi mirada no se perdiera en la nada, me protegían porque podía apoyarme en ellas dado que eran sólidas. Y me ordenaban porque es bueno saber a qué atenerse... De lo contrario, uno tiene la sensación de abismo, abandono yausencia.                       
Las reglas a cumplir eran fáciles, claras, memorables y tan reales y consistentes como eran "lavarse las manos antes de sentarse a la mesa" o "escuchar cuando los mayores hablan".                            
Había otro detalle, las mismas personas que me imponían las reglas eran las mismas que las cumplían a rajatabla y se encargaban de que todos los de la casa las cumplieran. No había diferencias. Éramostodos iguales ante la Sagrada Ley Casera.                                                       
Sin embargo, y no lo dude, muchas veces desafié "las reglas" mediante el sano y excitante proceso de la "travesura"  que me permitía acercarme al borde del universo familiar y conocer exactamente los límites. Siempre era descubierto, denunciado y castigadoapropiadamente.                                        
 La travesura y el castigo pertenecían a un mismo sabio proceso que me permitía mantener intacta mi salud mental. No  había culpables sin castigo y no había castigo sin culpables. No me diga, uno así vive en un mundo predecible.  El castigo era una salida terapéutica y elegante para todos, pues alejaba el rencor y trasquilaba a los privilegios.  Por lo tanto las travesuras no eran acumulativas. Tampoco existía eldos por uno. A tal travesura tal castigo.  Nunca me amenazaron con algo que no estuvieran dispuestos y preparados a cumplir.                     
 Así fue en mi casa. Y así se suponía que era más allá de la esquina de mi casa. Pero no. Me enseñaron bien, pero estaba todo mal. Lenta y dolorosamente comprobé que más allá de la esquina de mi casa había "travesuras" sin     
  "castigo", y una enormecantidad de "reglas" que no se cumplían, porque el que las cumple es simplemente un estúpido (o un tonto, si me lo permite).                                            
El mundo al cual me arrojaron sin anestesia estaba patas para arriba. Conocí algo que, desde mi ingenuidad adulta (sí, aún sigo siendo un...
tracking img