Variado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2653 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cándido o El Optimista de Voltaire
Introducción:
El propósito de la presente reseña es sentar las bases de un personaje en realidad, que ocupa un lugar central en el movimiento intelectual de la Ilustración: el "Cándido" de Voltaire. Dado que cada época tienen sus dogmas, se podría establecer una tradición similar a la que ha dado lugar, en muy distintos momentos de la Historia, a numerosasreelaboraciones de determinados relatos-personajes, como por ejemplo en el caso de Voltaire. El "Cándido" ocupa una posición central en el discurso ilustrado porque éste tuvo básicamente en su punto de mira la fe, entendida como adhesión desprovista de todo espíritu crítico a un sistema de ideas dado, es decir confeccionado por otros.
Se cuenta de un joven, Cándido justamente, de nombre y de hecho,que pasa a través de innumerables desgracias. Lo echan de su castillo, lo enrolan forzosamente en un ejercito que no lo considera, tiene una experiencia de naufragio y de un terremoto, cae en manos de la Inquisición y padece un auto de fe, finalmente pierde todas las riquezas conquistadas en el país de El Dorado. No son memos desafortunados los personajes que circundan a Cándido: de su amadaCunegonda hasta la vieja sirvienta, que asisten a la masacre de sus familiares, vienen ellos mismos violentados, desviscerados y mutilados, prueban la miseria, el trabajo y la servidumbre. A las tremendas desventuras sufridas por Cándido hacen de contrapeso el optimismo enseñanza del filósofo Pangloss, cuyo nombre, de derivación griega significa “aquel que tiene siempre que decir”. Pangloss estáconvencido irremediablemente de una tesis que según le explicaba a Cándido, todos vivían “en el mejor de los mundos posibles”. La inconclusa fe filosófica de Pangloss no viene, por lo menos en apariencia, resquebrajada ni aún de las grandes desgracias que también llueven sobre su cabeza, como también sobre todo los otros. En la conclusión de la novela, Pangloss insiste en decir que todo sucedió de lomejor. Por otra parte, puede encontrarse una gran afinidad entre el relato-personaje de Cándido y su consejero espiritual: Pangloss le da unas alas a un paradigma, una ideología para salir de cualquier laberinto. Esta paradigma no se ajusta del todo a la realidad, consistía en rebatir el optimismo metafísico y consistente en la creencia de que una armonía preestablecida rige el universo y que debidoa su fe, una fe ciega en una única interpretación del mundo, lleva a Cándido a golpearse una y otra vez con la realidad, esencialmente múltiple provocando su caída, el desengaño. Pero Cándido, que de ahora en más aprendió la lección de la vida, prefiere renunciar a todas las interpretaciones metafísicas de la realidad, contentándose de obrar útilmente en el pequeño espacio que le esta reservado.El pesimismo de Voltaire está acompañado de una crítica radical al antropocentrismo tradicional.
Lo primero que traté de hacer fue detectar el dogma, la idea que en la actualidad se ofrece como guía para la conducta y la interpretación del mundo. Caben varias posibilidades, pero quizá la que más juego da, en el sentido de que aplicarla sin matices llevaría a Cándido a vivir experiencias tandesagradables y elocuentes como las de sus compañeros en nombre de la tolerancia. Nuestro protagonista, ha encontrando perfectamente razonable esta idea, después de haber sido convenientemente aleccionado por Pangloss y se lanza a la conquista de la realidad, y pronto comprueba cómo, en el mejor de los casos, lo que impera es la indiferencia.
El Cándido irá encontrándose con personajes que, siempreinvocando la tolerancia, le tomarán el pelo, le meterán en líos, se aprovecharán de su persona y de sus bienes, en suma, abusarán de su buena fe, hasta que, finalmente, aquél decide adoptar una actitud escéptica, repitiendo, al reencontrarse con quien le enseñó a creer en la tolerancia, aquello de: "Eso está bien dicho, pero tenemos que cultivar nuestro jardín".
Voltaire, es sin dudas el autor...
tracking img