Variados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1055 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL MURO DE BERLÍN

La caída del muro de Berlín es un relato todavía más minucioso que el de Taylor, pero a diferencia de éste, que abarca tanto la construcción como la destrucción del muro, sus autores, los periodistas Jean-Marc Gonin y Olivier Guez, se han limitado a los sucesos ocurridos entre el 6 de octubre y el 11 de noviembre de 1989. Lo que pierden en perspectiva lo ganan, con creces, enprofundidad. A partir de memorias públicas, documentos, archivos públicos y privados, y numerosas entrevistas, Gonin y Guez, corresponsales en Berlín de medios franceses durante años, han escrito un detallado y apasionante relato de lo que hicieron, dijeron, sintieron y pensaron los protagonistas principales de la caída del muro en sus últimos 35 días de frontera: una frontera temible,semicerrada y regada en sangre desde 1948. Si el lector busca una reflexión sesuda sobre las consecuencias de la caída del muro en los 20 años transcurridos, es mejor que lea o escuche (en la red hay entrevistas que no tienen desperdicio) a Hobsbawm. Si desea revivir aquellos días intempestivos y extraordinarios, meterse en la piel, en la mente y en el corazón de sus actores principales, soñar y asustarsecon ellos, perderse a su lado en la locura (wahnsinn) que hizo realidad lo que parecía imposible, éste es su libro. Escrito en forma de historias paralelas y en orden cronológico, con cortes a veces un poco bruscos, los autores han reconstruido -citando por su nombre real a los personajes públicos y reservando el anonimato de muchos más- la vida de los políticos, periodistas, artistas, espías,policías, soldados y manifestantes anónimos que adelantaron en cien años el final del símbolo principal de la Guerra Fría. Entre los héroes, sobresalen jóvenes idealistas del Nuevo Foro, el compositor Kart Masur, pastores protestantes como Christoph Wonneberger o Gottfried Fork, el obispo de Berlín Brandenburgo. Siempre, hasta la victoria final, fueron minoría, frente a la masa asustada y prisioneradel régimen. Unos en el papel de malos, como el dinosaurio Honecker y su delfín y sucesor Krenz, otros en el papel de buenos como Gorbachov, los tres son víctimas de sus propios errores y de una tempestad que nunca llegaron a comprender, mucho menos a controlar. Igor Maximitchev, el embajador soviético en Berlín, no se atrevió a informar personalmente a Gorbachov la noche del 9 de noviembre porqueel líder soviético ya se había retirado a dormir y dio por hecho que el propio Krenz, la Stasi o la KGB ya le habrían informado del diluvio. Helmut Kohl, el canciller de la RFA, más que impulsor activo, simplemente, negando ayuda económica a Krenz cuando se la pidió desesperadamente para facilitar la libertad de viajes de la población, facilitó la estampida y se aprovechó de ella para poner fin ala división de Alemania. Con la perestroika en pleno auge y Polonia disfrutando ya de su primavera de libertad, Honecker, el hombre fuerte de la RDA, en su crepúsculo físico y político, acepta a regañadientes sustituir la orden de “tirar a matar” por un reforzamiento del muro con las últimas maravillas tecnológicas, pero le faltó tiempo y dinero para hacerlo. Los hilos para tropezar conectados concohetes de alumbrado, las puntas de acero incrustadas en el cemento, las pistas para perros, las fosas antitanques, los alambres de púas, las trampas para vehículos especiales, las planchas de clavos al pie del cinturón interior con puntas de doce centímetros que podían, literalmente, clavar en el suelo a cualquiera que saltase desde el muro interior… no habían sido suficientes para disuadir alos más desesperados. ¿Cómo se explica que la NVA, el ejército más poderoso de los satélites soviéticos, la Stasi, los servicios secretos más eficaces del Pacto de Varsovia, los 400.000 soldados del Ejército Rojo y los miles de agentes de la KGB desplegados en la RDA se vieran superados en pocos meses por la presión popular y, en vez del anunciado supermuro infraqueable de sensores, cámaras,...
tracking img