Varios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 468 (116951 palabras )
  • Descarga(s) : 8
  • Publicado : 11 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Michael Crichton

EL MUNDO PERDIDO

1

Diseño de tapa: Eduardo Ruiz Título original: The Lost World Copyright ©1995 by Michael Crichton Mapa: Copyright ©1995 by David Cain Ilustraciones de los dinosaurios: Copyright © 1995 by Gregory Wenzel © Emecé Editores S.A., 1996 Alsina 2062 — Buenos Aires, Argentina Primera edición Impreso en Verlap S.A., Comandante Spurr 653, Avellaneda, febrero de1996 Reservados todos los derechos. Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del "Copyright", bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático.

IMPRESO EN LA ARGENTINA 1 PRINTED IN ARGENTINA Queda hecho el depósito que previenela ley 11.723. I.S.B.N.: 950— 04— 1584— 48.950

2

A Carolyn Conger

Lo que realmente me interesa es si Dios tuvo alguna elección en la creación del mundo. ALBERT EINSTEIN

En lo más profundo del régimen caótico los pequeños cambios en la estructura causan casi siempre enormes cambios en el comportamiento. Un comportamiento complejo controlable es, por lo visto, imposible. STUART KAUFFMANLas consecuencias son intrínsecamente imprevisibles. IAN MALCOLM

3

INTRODUCCIÓN EXTINCIÓN EN EL LÍMITE K-T
En las últimas décadas del siglo XX ha crecido notablemente el interés científico por la extinción. No es en absoluto un tema nuevo; ya en 1786, poco después de la Guerra de la Independencia norteamericana, el barón Georges Cuvier había demostrado que las especies se extinguen. Por lotanto, el hecho de la extinción era ya aceptado por los científicos tres cuartos de siglo antes de que Darwin formulase su teoría de la evolución. Y después de Darwin las innumerables controversias generadas en torno de su teoría no atañían por lo general a los problemas de la extinción. Por el contrario, la mayoría de los científicos no otorgaba mucha más importancia al fenómeno de la extinciónque al hecho de que un automóvil se quedase sin combustible. La extinción demostraba simplemente la incapacidad de adaptación. El modo en que se adaptaban las especies era objeto de profundos estudios y acalorados debates; pero la circunstancia de que alguna especie fracasase apenas se tomaba en consideración. ¿Qué podía decirse al respecto? Sin embargo, a principios de la década del 70, dosnuevos datos concentraron el interés en la extinción. El primero fue la toma de conciencia del enorme crecimiento demográfico y de que la superpoblación estaba provocando alteraciones en el planeta a un ritmo muy rápido: la eliminación de los hábitats tradicionales, la deforestación, la contaminación del aire y el agua, y quizás incluso cambios en el clima global. Simultáneamente se extinguían muchasespecies animales. Algunos científicos dieron la voz de alarma; otros sobrellevaron en silencio su desasosiego. ¿Acaso era demasiado frágil el ecosistema terrestre? ¿Había incurrido la especie humana en un comportamiento que causaría finalmente su propia extinción? Nadie lo sabía con certeza. Dado que la extinción no se había estudiado sistemáticamente, existía poca información acerca de susíndices en otras eras geológicas. De manera que los científicos empezaron a estudiar detenidamente la extinción en el pasado con la esperanza de disipar las inquietudes en cuanto al presente. El segundo dato guardaba relación con la muerte de los dinosaurios. Se sabía que todas las especies de dinosaurios se habían extinguido en un tiempo relativamente breve al final del período cretácico, hace unossesenta y cinco millones de años. Exactamente a qué ritmo se había producido tal extinción era tema de discusión desde hacía mucho tiempo: algunos paleontólogos sostenían que había sido catastróficamente acelerado; otros pensaban que los dinosaurios habían desaparecido de un modo más gradual, a lo largo de un período que oscilaba entre diez mil y diez millones de años, es decir, no precisamente muy...
tracking img