Vasco de quiroga

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3318 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
VASCO DE QUIROGA,
ARQUITECTO Y URBANISTA INNOVADOR
Armando Mauricio Escobar Olmedo
Archivo Histórico Municipal de Morelia

“No se pueden, ni deben, cierto, representar ni imaginar
ni acertar ni entender sus cosas ni gentes por las leyes
ni imagen de las muestras… pues que son
en todo contrarias de ellas…”
Mucho se ha escrito sobre la labor evangelizadora, educativa y social de don Vascode Quiroga, pero ha pasado más desapercibida una faceta interesante de tan venerable humanista, la de urbanista y arquitecto. En efecto, don Vasco fue fundador de ciudades (Granada en Tzintzuntzan y Pátzcuaro); de hospitales-pueblos (Santa Fe de México y la Laguna); de escuelas (Colegio de San Nicolás Obispo); constructor de iglesias, tanto la de prestado en Pátzcuaro y la magna catedral de SanSalvador y las de sus pueblos y hospitales; diseñador de la ciudad de Pátzcuaro que será su sede episcopal y a la vez cabecera de provincia, e incluso de su escudo de armas, entre otras muy diversas tareas que se echó a cuestas.
Cuando don Vasco de Quiroga conoció la tremenda realidad de los naturales de las tierras del Nuevo Mundo y en especial de la Nueva España y se convenció de que no eranadecuadas las leyes y costumbres hispanas para resolver del todo los conflictos entre estas «simplicísimas gentes» y las codicias y ambiciones de los conquistadores, y encontró que un varón virtuosísimo (Tomás Moro) «como por revelación del Espíritu Santo» daba en mucho las soluciones a la problemática que se les presentaba y de lo que convendría y sería necesario que se hiciese para lograr unasociedad nueva. Pensarlo no era tan problemático como llevarlo a la práctica. Le quedaba claro que era necesario establecer nuevas reglas y nuevas soluciones ante una nueva realidad en la que no podría prevalecer, ni la de los naturales en su gentilidad, ni la de los conquistadores ahora establecidos, pero tampoco podría desecharlas del todo. Así, fue necesario crear un nuevo estafas y para ello tuvocomo gran fuente de inspiración y modelo lo establecido en la famosa Utopía de la cual tomará una parte importante de la estructura de las poblaciones por él pensadas, en las cuales se reflejará su idea de una nueva sociedad. Cuando se lee con cuidado tan famosa obra, es fácil deducir que Quiroga simpatizó y se inspiró en muchas propuestas de Moro, varias de las cuales copió casi literalmente, perohubo otras con las cuales no podía coincidir, como la eutanasia, el uso de mercenarios o el divorcio. Don Vasco comprende que es necesario que del choque de las dos culturas surja una nueva, donde no haya vencedores ni vencidos y en la que predomine la justicia y la igualdad, y donde la felicidad esté al alcance de todos. Sabe bien que hacerlo con sus compatriotas no es posible, pero en cambio,sí se podría con los naturales, que eran vejados, infieles, necesitados de protección y prestos para ser convertidos. El problema será entonces ¿cómo lograrlo? Ya que es lógico pensar que para una sociedad nueva se requiera una estructura nueva y donde se ubique sea un espacio diferente y también nuevo.
Pero esta sociedad necesitará para los puntos clave de su proyecto también un nuevo modelourbanístico y arquitectónico, y es ahí donde pudo innovar, en un campo en el que se había avanzado poco desde hacía mucho tiempo.
La postura de Quiroga es una crítica a la sociedad hispana de su tiempo en la Nueva España y así lo confirma en reiteradas ocasiones: los naturales «... no merecen ser guerreados por fuerza de armas ni violencias, ni otros malos tratamientos...»; huyen de nosotros «... comolas ovejas delante de los lobos...», porque muchos de nuestros españoles por servir a sus intereses los tratan « .. , no como hombres sino como bestias... »; «es grande la malicia de las gentes [españolas] cobdiciosísimas que acá pasan y allá informan...»; los naturales «... huyen de toda gente española como de la misma muerte y pestilencia...» a todas estas consideraciones, el oidor Quiroga...
tracking img