Venganza de angeles

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 507 (126566 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SIDNEY SHELDON

CIRCULO DE LECTORES

Titulo del original inglés, Rage of angels Traducción, Alicia Dellepiane Rawson Cubierta, Juan Falco Ediciones Nacionales Círculo de Lectores Edinal Ltda Calle 57, 6-35, Bogotá © Sidney Sheldon, 1980 © Emecé Editores, S.A., Buenos Aires, 1980 Edición digital: Edcare - Colombia Impreso y encuadernado por Printer Colombiana Calle 64, 88A-3O Bogotá 1981Printed in Colombia Edición no abreviada Licencia editorial para Círculo de Lectores por cortesía de Emecé Editores Queda prohibida su venta a toda persona que no pertenezca a Círculo

Este libro está dedicado con amor a Mary La Octava Maravilla del mundo

Los personajes y los hechos de esta novela son imaginarios. Sin embargo, el antecedente es real y estoy en deuda con los que generosamenteme dieron información. En unos pocos casos he creído necesario tomarme unas licencias dramáticas. Cualquier error en los hechos o en la parte legal es sólo mío. Mi más profunda gratitud por haber compartido conmigo sus vidas y experiencia en la sala del Tribunal a F. Lee Bailey, Melvin Belli, Paul Caruso, William Hundley, Luke McKissack, Louis Nizer, Jerome Shestack y Peter Taft. En California, fuede gran ayuda el Honorable Wm. Matthew Byrne del Tribunal de Justicia de los Estados Unidos. Tengo una gran deuda de gratitud con Mary de Bourbon, de la oficina del Fiscal del distrito de Nueva York, por haberme enseñado las intimidades del trabajo en la Corte de Justicia; con Phil Leshin ex asistente del comisionado de Asuntos Públicos del Correccional de la ciudad de Nueva York por acompañarmea la isla Riker y con Pat Perry el asistente delegado del alcalde de la isla Riker. El consejo y la supervisión de Barry Dastin fueron incalculables Mi reconocimiento para Alice Fisher por su ayuda en investigar para este libro. Y, finalmente, gracias también a Catherine Munro, que paciente y cuidadosamente transcribió y pasó a máquina lo que era en un principio un manuscrito de mil páginas,haciéndolo más de doce veces durante casi tres años.

SIDNEY SHELDON

«...Háblanos de las secretas huestes del maligno, oh Cimón...» «Sus nombres no deberán ser pronunciados en voz alta para que no profanen los labios mortales. Ellos salen de las impías tinieblas y atacan los cielos pero fueron ahuyentados por la ira de los ángeles...» de los Diálogos de Chíos

LIBRO PRIMERO

1
Nueva York: 4de septiembre de 1969 Los cazadores se acercaban para la matanza. Dos mil años antes en la antigua Roma, la contienda hubiera tenido lugar en el Circo de Nerón o en el Coliseo, en donde leones voraces, se acercarían cautelosamente a la víctima en un ruedo de arena y sangre, impacientes por despedazarla. Pero esto sucedía en el civilizado siglo veinte y el Circo tenía por escenario el edificio delos Tribunales del Crimen de Manhattan, en la sala número 16 del Tribunal. Allí no había ningún Suetonio para hacer la crónica de los hechos para la posteridad, pero en cambio había muchísimos miembros de la prensa y visitantes atraídos por los titulares de los periódicos sobre el juicio por asesinato, que hacían cola fuera de la sala del tribunal a las siete en punto de la mañana para conseguirasiento. Michael Moretti, la presa, sentado en el lugar del acusado, silencioso, era un hombre buen mozo de unos treinta años. Alto y delgado, con un rostro al que la angulosidad le daba una apariencia fuerte y severa. El pelo negro peinado elegantemente a la moda, una prominente barbilla con un inesperado hoyuelo y ojos profundamente hundidos de color negro aceituna. Llevaba un traje gris hecho amedida, una camisa celeste con una corbata azul oscuro de seda y pulcros zapatos hechos a medida. A no ser por sus ojos, que constantemente recorrían la sala del tribunal, Michael Moretti estaba inmóvil. El león que lo atacaba era Robert Di Silva, el apasionado Fiscal del distrito de Nueva York en representación del Pueblo. Si Michael Moretti irradiaba quietud, Robert Di Silva emitía dinamismo,...
tracking img