Viaje por el pais del sol

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2553 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
VIAJE POR EL PAIS DEL SOL

Los abuelos Elías y Conchi dijeron a sus nietos Manuela y Mateo: “es hora de que reciban el secreto que por tantos años hemos guardado, pero para que lo obtengan deberán recorrer todo el Ecuador y traernos algo significativo de cada ciudad”, los abuelos prepararon una canasta tejida con paja de páramo de siete sitios diferentes, hilos de amor, fibra de inteligencia yurdiembre de magia, aquí tendrían siempre una muda de ropa limpia para cada uno y comida, también les dio dos mochilas mágicas que cuando algo entrara en ellas perdería su peso y tamaño real.

Cuando estuvieron listos, sus abuelos les dijeron a los animales que los ayuden en su viaje y que tanto sus nietos como ellos serían capaces de entender el lenguaje de cada uno.

Llegaron a Quito alas 5 de la mañana con el burro Domingo que los acompañó hasta la ciudad, hacía mucho frío y la ciudad parecía una joya cuidada por muchos volcanes que brillaban ¡Que ciudad tan bonita! – dijo Manuela, “no hay cielo como el de Quito! – cantó Mateo.

Cuando admiraban la hermosa ciudad, se encontraron con Miguel, un niño que iba camino a jugar con otros niños, él decidió acompañarlos y los llevópor calles que subían y bajaban como carrusel, visitaron el Panecillo, la Plaza de San Francisco y entonces entraron a la iglesia: “mira el altar, ¡es de oro! – exclamó Manuela. Mientras caminaban por la iglesia, Miguel le contó la historia de Cantuña: “Cuando se terminaba de construir la iglesia, faltaba por terminar el atrio de entrada, se contrató al indígena Cantuña para terminarlo y se ledio un plazo, Cantuña se puso a sufrir porque se acercaba la fecha de entregar el trabajo y le esperaba la cárcel o la horca si no lo hacía, entonces se le apareció el diablo y le ofreció terminar el atrio a cambio de su alma, Cantuña accedió pero con la condición de que esté absolutamente terminado, miles de diablitos trabajaron día y noche para terminar el atrio hasta que el plazo se cumplió,pero Cantuña se había guardado una última piedra y el diablo tuvo que reconocer que la obra no se realizó por completo. Cantuña salvó su alma y la ciudad tuvo el más hermoso atrio”. Cuando salían de conocer la capilla de Cantuña, Manuela le dijo a Mateo que ya tenía algo de Quito y que se lo había dado un viejito que se le acercó y le dijo: “este es un pedazo de la piedra, guárdala, así el diablonunca podrá vencernos”. – Qué es el diablo? – le pregunté.
Es la ignorancia – me dijo.

En la plaza de San Marcos, Mónica y Mateo conocieron a Mónica una niña alegre y traviesa quien los llevó a conocer otra iglesias coloniales y la Plaza Grande los llevó al norte, árboles de colores blanco, rosados y violetas. Parecen de cuento! – comentó Manuela. Llegaron al parque el Ejido en donde habíamuchas clases de juegos infantiles, tomaron helado, vieron muchas pinturas, títeres y unos hombres gigantes vestidos como muñecos.

Cuando llegaron al parque Metropolitano y luego de jugar con muchos niños y niñas, se les acercó un viejito que les preguntó: “Qué fue guambras! ¿ Qué les parece mi lindo Quito? – saluden al viejo Elías y a la Conchita – llévenles este recuerdito de mi parte, sonlos últimos cachos del gobierno” , Mónica asombrada gritó: Don Evaristo!.

Mateo y Manuela fueron a conocer la Mitad del Mundo y tenían muchas preguntas sobre cómo sería, se encontraron con Gonzalo, un niño de San Antonio de Pichincha quien les dijo que era solo una línea imaginaria pero que en esta parte del planeta, los rayos del Sol brillan más y caen en forma vertical. Gonzalo les dijo: “ en1973, la Academia de Ciencias de París, envió una misión científica a la Real Audiencia de Quito para medir una parte de la tierra y saber si era redonda o no. Luego de 7 años nombraron a la línea Ecuador y como pasa por nuestro país nos llamaron así”. Después de jugar con otros niños, Gonzalo los invitó a dormir a su casa. Estaban durmiendo cuando una luz iluminó el cuarto. Un anciano de...
tracking img