Victorino huerta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1880 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
VICTORIANO HUERTA
Su ingreso al Colegio Militar fue producto de la casualidad. En mayo de 1869 el general Donato Guerra se presentó en el pueblo de Colotlán, Jalisco y entre la muchedumbre pidió un voluntario que supiera leer y escribir. El joven Victoriano Huerta (1854-1916) dio un paso al frente y minutos después tuvieron una larga conversación. Al término de la jornada ya era su asistente ysecretario personal; semanas más tarde, con la intervención del presidente Benito Juárez ingresó al Colegio Militar.

El sentido de oportunidad parecía una virtud inherente a él: la mayor parte de su vida estaría en el lugar y en el momento adecuados, siempre sacando el mejor partido. “De los indios que se educan como usted, la patria espera mucho” –expresó Juárez durante una visita que realizóal plantel de Chapultepec. Victoriano no hizo gesto alguno, sólo agradeció el saludo.

De inteligencia “despierta y ambiciosa” y con la tenacidad propia de su raza, Huerta cursó sus estudios militares y fue uno de los mejores alumnos de su generación, incluso por encima de cadetes con recursos, con educación previa en el extranjero o provenientes de familias ricas.

Huerta fue una piezafundamental en la pax porfiriana. Combatió a los yaquis en Sonora; sofocó varias rebeliones en el estado de Guerrero y en 1901 aniquiló la resistencia de los indios mayas en Chan Santa Cruz, Yucatán. Sus procedimientos autoritarios, la quemazón de pueblos enteros, y el fusilamiento de rebeldes pronto le ganaron la reputación de un “animal sediento de sangre”.

En la década de 1890, el destino locolocó nuevamente en el lugar adecuado. Conoció al entonces coronel Bernardo Reyes -una especie de Porfirio Díaz del estado de Nuevo León-, con quien inició estrecha relación. A instancias del “procónsul del norte” como se le conocía, Huerta se incorporó a la guarnición de Monterrey en 1905 y durante cuatro años se hizo cargo de la Jefatura de Obras Públicas del estado.

Con la agitación políticadesatada por la sucesión presidencial, en 1909 Huerta le apostó a su gallo Bernardo Reyes. Su popularidad era inmensa, lo suficiente para pelear por la vicepresidencia de la república frente a Ramón Corral -representante del grupo científico- e incluso para buscar de manera independiente la silla presidencial. El procónsul del norte, sin embargo, no quiso moverse sin la anuencia de Porfirio Díaz,la cual nunca llegó. El longevo presidente prefirió sacarlo de la jugada política y enviarlo al extranjero. Sin chistar, Reyes tomó sus cosas y abandonó a sus partidarios dejándolos enardecidos.

Decepcionado de Reyes por su falta de agallas, Huerta regresó a la ciudad de México y durante la revolución de 1910 se mantuvo al margen de las operaciones militares. Se reincorporó tan sólo paraencontrarse nuevamente en el sitio adecuado: el 26 de mayo 1911 formó parte de la escolta que acompañó a Porfirio Díaz a Veracruz y regresó a la ciudad de México para ponerse a las órdenes del nuevo gobierno.

El indio de Colotlán fue el brazo armado del presidente interino Francisco León de la Barra. Entre ambos lograron el rompimiento definitivo del maderismo y el zapatismo. A pesar de losinnumerables encuentros, el caudillo del sur terminó considerando a Madero como un traidor, ya que mientras hablaba de paz, la campaña de Victoriano en Morelos –ordenada por De la Barra- alcanzaba extremos aterradores.

Con Madero en la presidencia desde el 6 de noviembre de 1911, los días de Huerta parecían contados. Don Francisco sabía hasta donde había llegado su responsabilidad en la represióncontra los zapatistas y decidió mantenerlo alejado de su gobierno. Pero el destino pronto lo rehabilitó. En 1912, al estallar la rebelión de Pascual Orozco, la administración maderista envió a Huerta a Chihuahua a combatir a los revoltosos. La campaña fue un éxito; en unas semanas aplastó al movimiento armado e intentó acabar con la vida de Pancho Villa acusándolo de insubordinación, lo cual, para...
tracking img