Vida consagrda y misterio de la cruz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7790 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
"VIDA CONSAGRADA" Y MISTERIO DE LA CRUZ
(A propósito de la Exh. Apost. "Vita Consecrata")

por Hipolito Escorcia, Sacerdote Catolico.

La vida del cristiano es un camino hacia la pascua que Jesús nos invita a hacer abrazándonos a la cruz, siguiendo sus huellas y configurándonos con él. La cruz es misterio que envuelve nuestra vida, sabiduría que ilumina y clave que da sentido a nuestroperegrinar; es el signo salvífico que da coherencia y transparencia al proyecto cristiano y también a la vida del hombre en general. Pero la cruz de Cristo ilumina también con luz propia la experiencia de la vida consagrada, dándole una perspectiva de autenticidad y esperanza, de oblación generosa y signo luminoso del Reino.
Si Cristo nos dice: "Cuando sea elevado sobre la tierra, atraeré a todoshacia mí" Un 12, 32), esto significa que, en el peregrinar de la Iglesia, la cruz debe ser el punto de referencia decisivo, el signo por excelencia hacia el cual debe orientarse también la vida consagrada. Quizá es hoy especialmente un reto para la vida religiosa hacer presente en la Iglesia y en el mundo el mensaje de que la debilidad y la locura de la cruz es la verdadera fuerza de nuestrotestimonio y nuestro anuncio. Podemos decir que la riqueza y variedad de formas de vida consagrada en la iglesia brotan del misterio de la cruz de Cristo, pues "en la contemplación de Cristo crucificado se inspiran todas las vocaciones" (Juan Pablo ll, Vita Consecrata,-VC-, 23). De hecho "desde los primeros siglos de la Iglesia ha habido hombres y mujeres que se han sentido llamados a imitar la condiciónde siervo del Verbo encarnado y han seguido sus huellas, viviendo de un modo específico y radical..., de este modo, haciéndose portadores de la cruz, se comprometen a ser portadores del Espíritu" (VC, 6).
¿Cómo ilumina la cruz la consagración religiosa? ¿Cómo es y cómo debe ser la vida religiosa contemplada desde la cruz de Cristo? ¿Qué nos enseña el Maestro que nos llamó, desde la cátedra de lacruz?
Para intentar apuntar hacia alguna respuesta, nos fijaremos en algunos puntos esenciales, sin pretender abarcar ni agotar la riquísima proyección del misterio de la cruz y de la pasión del Señor, en referencia a la vida religiosa; sobre todo, relacionaremos el misterio de la cruz con algunos elementos esenciales de la vida consagrada: la comunión, la oración, el seguimiento y la misión.1. Comunión y comunidad des la cruz
La vida religiosa, como expresión concreta y específica de la vida cristiana, es esencialmente "comunión", comunidad fraterna en torno al Señor que nos convoca. Partimos del principio humano y salvífico de que nuestra realización y nuestra felicidad no es posible al margen de los demás, en soledad, sino con los demás, en solidaridad. La comunión, la comunidad,la vida común, son elementos fundamentales en la vida de quienes hemos sido llamados a vivir un carisma específico en la Iglesia.
Comunión está evocando una doble relación mutuamente implicada e interpretada: Dios y los hombres; el elemento humano y el elemento teológico. Como personas que aspiramos a una realización plena en libertad, sabemos que esto sólo es posible desde la apertura solidariaal otro, descubriendo cada día el camino de la fraternidad, aprendiendo a ser y vivir con los hermanos; además el Señor Jesús, como a sus Apóstoles, nos ha mirado y nos ha llamado por nuestro nombre, nos ha "convocado,' en comunidad para estar junto a él, para vivir un proyecto común de fraternidad y solidaridad, presididos por él, compartiendo lo que somos, lo que tenemos, lo que amamos, creemos yesperamos. Por eso podemos decir que la vida religiosa ante todo es comunión, comunidad, comunica ción; es compartir: comunión con Dios y desde Dios, comunión con los hermanos y desde los hermanos: "La comunión fraterna es el espacio teologal en el que se puede experimentar la experiencia mística del Señor resucitado" (VC, 42); y añade la Exhortación Apostólica: "Se pide a las personas...
tracking img